De luz y oscuridad…

Muchas veces han leído en este blog, que he dedicado algunas entradas a escribir sobre la observación y sobre por qué creo que es importante desarrollarla como una habilidad interpersonal.

Y es que, justo la semana pasada, tuve la oportunidad de comprobar una vez más mis impresiones sobre alguien que me costaba trabajo leer debido a que no existía trato personal, sino a través de medios electrónicos.

A pesar de que algunas personas recientemente me han hecho comentarios en el sentido de que pudiera estar asumiendo comportamientos, déjenme aclarar que, sí, quizá desde un punto de vista superficial, para algunas personas la observación significa emitir juicios sobre situaciones o comportamientos aislados, que no pueden extrapolarse a un comportamiento general, y efectivamente, en la mayoría de los casos, no puedes hacer generalizaciones con una muestra tan pequeña de situaciones o casos, es más, como ya sabemos, aún teniendo el 99.9% de los datos, siempre será imposible conocer la realidad a través de métodos científicos, porque así es la realidad, demasiado compleja para entenderla a cabalidad por nosotros. Sin embargo, también es cierto la confiabilidad de la observación se basa precisamente en el número de casos que hayas registrado, pero como las relaciones humanas distan mucho de ser una ciencia exacta, pues solo podemos guiarnos por nuestros aprendizajes significativos sobre las personas y situaciones.

Dicho lo anterior, creo que cada uno de nosotros es capaz de emitir “señales” cuando lo que comunicamos es realmente honesto, y cuando no, también. La cuestión es que no todos tomamos tan en serio a nuestro interlocutor como para analizar esas señales y actuar en consecuencia, no es soberbia, el creer eso, y si en más de una ocasión lo has podido comprobar, es porque tampoco es tu imaginación.

Todos dejamos parte de nuestra personalidad en cada cosa que hacemos, desde que nos levantamos, hasta que nos acostamos, cuando llegamos o salimos de la oficina, cuando convivimos con nuestros seres queridos, cuando nos disgustan o agradan ciertas situaciones, pero estamos tan acostumbrados a no ver esos rastros, que creemos que no los dejamos. ¿Quién podría darse cuenta de ellos?

Sí, si han notado el parecido con sus paranoias sobre internet, están en lo cierto, como siempre he dicho, no tenemos una tal “vida virtual”, es la única vida que tenemos, y no es de extrañarse que compartamos ciertos rasgos online, ¿qué es en donde más nos damos cuenta de esos rastros? sí, quizá, pero esos hábitos persisten, y están ahí, para bien o para mal, para quien los quiera identificar, quien quiera buscar patrones, tendencias, comportamientos, reacciones, predicciones y conductas.

¿Por qué seguimos creyendo que somos especiales?

Es porque solo esperamos que algunos nos vean como individuos.

PD. Según el Fondo Económico Mundial, para 2056, la Inteligencia Artificial, será capaz de sustituir al ser humano en toda actividad que actualmente es capaz de realizar únicamente la humanidad.

¿Da miedo no? ¿Qué haremos para sobrevivir a nosotros mismos?.

21.3.17.12.47. Bienvenido Misael!

Si bien es cierto que con el tiempo te vuelves un poco más complicado para establecer relaciones de amistad duraderas (y creo que aún más si se trata de mi, desgraciadamente) también es cierto que aprendes a valorar más las que tienes, las que sobreviven y persisten al tiránico pasar del tiempo. Pero sobre todo, quienes elegimos ser y estar a pesar de nuestra imperfecta condición de ser humano.

Dicho lo anterior, me alegra mucho escribir que después de una larga espera, por fin, “el sobrino” como ya me lo ha encargado Fer, ha visto la luz de este gran mundo, y a pesar de que creo que soy como “Harry” de About Time (grinch y misántropo de tiempo parcial), creo que ha llegado en un día por demás cargado de simbolismos, como que es el equinoccio de primavera (aunque creo que fue ayer en realidad), pero bueno, saben a lo que me refiero.

Bienvenido seas Misael, a este mundo en que a pesar de que algunos nos quejamos amargamente (a veces) de su imperfección, la realidad es que es (todavía) un lugar lleno de milagros en el universo. Bienvenido al único planeta que puede albergar vida, perdónanos por adelantado de lo que hemos hecho con él, pero la buena noticia es que tu puedes hacer mucho para dejar tu propia huella, y sobre todo, inspirar a otros para hacer cosas enormes. Estoy seguro que tu mamá, mi querida Fer, sabrá hacer de ti un hombre diligente, con un gran futuro por delante. Fer, sabes que tu felicidad es compartida por quienes te queremos, mi deseo es que puedas encontrar día tras día la forma de catalizar todas las experiencias (buenas y no tan buenas :S) en puritita felicidad y sobre todo, mucho aprendizaje.

Seguramente no todo será miel sobre hojuelas, pero cuando parezca que la paciencia se termina o que las condiciones son adversas, recuerda que tienes el talento, la habilidad y el ingenio de salir victoriosa (con humildad de rigor).

Dicho lo propio, ahora sí, pasamos a lo mejor, a lo que en situaciones como estas dice mucho más que todas las palabras. La música :D

Estas rolas, son para ti. Misael!

Larga vida, ser de luz.

 

Ama.

 

Pasando a saludar. 

Hola blogcito

No te he olvidado jeje. 

Abrazo apapachador. 

Entre millenials te veas.

Hace un par de días, (para ser exactos el miércoles), IBM realizó un panel con algunos chavos “emprendedores” de nuestra generación ochentera, conocida mejor como “Millenial”. No supe bien si fue en Santa Fe o en GDL o vaya a saber donde, pero me encontré con la transmisión en vivo y decidí seguirla, honestamente me apasiona mucho el tema, porque creo que en nuestro país en particular, la imagen que se tiene de nuestra generación es mucho peor de la que tiene el resto del mundo.

Así pues, el panel, lo moderó Eduardo Sarmiento (no, no nada tiene que ver con ese Sarmiento de la televisión), dicho sea de paso, es una persona que admiro aunque no me gustaría trabajar directamente para él, o tal vez sí… Eduardo es una persona que al parecer se ha adaptado bien a los cambios organizacionales y que además, tiene una profunda visión de como tiene que ser el big blue del mañana, (no, si el problema no son los ejecutivos de las corporaciones, sino vaya usted a saber en que nivel se pierde esa motivación por trascender, y se la sustituyen a los empleados, por solo tener un trabajo y dinero). Pero bueno, ese será otro post.

Como decía, invitaron a 4 representantes de la generación “Millenial”, dos mujeres, dos hombres, al parecer todos eran emprendedores, y obviamente, como IBM lo organizó, pues me atrevería a decir que ninguno de ellos pisó jamás una escuela pública (no, no es que les tenga tirria por eso, sino porque les falta un baño de realidad nacional), chavos bien que tuvieron todo el apoyo de sus círculos familiares y sociales para “emprender” y que de alguna manera encontraron sus nichos de mercado (subrayo, nichos, porque es difícil sostener el éxito cuando das el salto de emprendedor a empresario, que no es lo mismo).

Mientras se desarrollaba el panel, en temas de comercio electrónico, experiencia de usuario, redes sociales, analíticas y, obvio, Watson, me iba dando cuenta de lo mal que estamos como individuos pertenecientes a esa generación, es decir, efectivamente, cuando escuchas hablar a estos especímenes, te das cuenta de que estás escuchando a sus egos, a la superficialidad, a todo el sinsentido que estamos orgullosos de estar creando, pero que nadie puede cuestionar, porque “ya crecimos, y tenemos dinero para gastar”, ¿y cómo usted estimado vendedor, va a llevarle la compra a una Lady o Lord, si son los que más dinero gastan o han gastado en sí mismos, y además quieren seguir gastando? pues no, ¿verdad?.

Realmente me decepcionó escuchar como esta “muestra” (que gracias a Odín, no es representativa), reducía todo a lo que se merecen, a lo que piden, a lo que ganan, a lo chingones que son para pasar el dedo por la tablet, de como juzgar si vales o no vales para ponerte en una portada de cualquier newsfeed de facebook, instragram, o un canal de youtube. NO MAMES!, ¿en serio?, ¿decir que te vale madre que Trump haya ganado las elecciones en EU? bueno, no es que a mi me importe mucho ese hecho, pero obviamente lo que sí me importa, es la afectación que ese hecho tiene en mi vida, y en la vida de todo el mundo, (porque por si no lo saben, nuestra generación también se distingue por reconocerse como ciudadanos del mundo, no solo de una nación), sí, estamos más preocupados por el cuidado del medio ambiente, pero que ese cuidado no se reduce a llevar una bolsa súper hipster al superama, sino a precisamente cambiar hábitos, como el de comprar ropa que solo te pondrás dos o tres veces en tiendas como Zara, o por qué no, en las implicaciones que tiene las grandes cantidades de desechos tecnológicos que siguen creciendo por nuestros tan amados gadgets.

Entre mil temas más, que, no es que yo me sienta todo un salvador del planeta, pero que sí creo, nosotros debemos ser totalmente más críticos, pero no solo con el resto del mundo (porque también se dieron el lujo de denostar a las otras generaciones), sino también debemos ser más críticos con nostros mismos, con colocar en nuestra conciencia cada cosa que hacemos y analizar la repercusión que nuestras acciones tendrán en los demás.

Desgraciadamente, en mi experiencia, hay un sector de “millenials” que se envuelve en la bandera de ser la generación salvadora del mundo, cuando no es y no será así, somos una generación más que ha habitado este planeta, una generación más que tiene el derecho de disfrutar de la vida, y la responsabilidad de construir un nivel más en la historia de la humanidad, sin duda, tenemos mil decisiones más difíciles que elegir el filtro que vamos a usar para la selfie en el starbucks que publicaremos en instagram #enserio #deverdad #TeRogamosSeñor #casivivos #yolo #totalmenteyo.

Estoy seguro que la humanidad está condenada a la extinción, pero también estoy seguro, que no será pronto, el universo no nos va a dejar ir tan facilmente.

Comensal de lecturas…

En los días pasados, han llegado a mi un par de artículos que me me han puesto a reflexionar algunas cosas, o es que, quizá, conforme uno va creciendo se va haciendo más conservador, o va eligiendo más un “estilo” de lecturas que en tiempos pasados consideraríamos más “cómodos” por decirlo menos.

La verdad, me he estado volviendo más fan de los artículos de El País, particularmente la sección de Verne (que hasta sigo en su canal de telegram) y el comidista, además de que ahora también me he descubierto visitante frecuente de The New York Times (en español, porque #yolo, oda al idioma incluido).

Siento que ya estoy transitando a esa fase en que identificaba a mi papá cuando hace algunos años todos los domingos compraba “El Universal” para leer Séptimo Día, (la verdad a mi me gustaban algunos artículos, luego fue perdiendo fuerza, justo en el tiempo en que por casualidad participé en el curso de verano que organizaron), finalmente ya no supe que fue de esa revista.

También, leo con frecuencia Animal Político, y BBC Mundo, obvio, intento leer muchas más cosas, aunque ya no en el mismo sentido que hace algunos años, en que me encantaba deborar noticias de actualidad en lugar de artículos de opinión o de “revista”, no sé que pasó, pero las noticias pasaron a convertirse en hechos que podía obtener de cualquier lugar, con más o menos objetividad según fuera la fuente, se convirtieron en ese gabazo que queda después de que te preparas un jugo de zanahoria, sí, te lo puedes comer pero no te sabe a nada.

En cambio, las columnas y otros contenidos “de autor”, se convirtieron en ese juguito, en un placer de conocer al que escribe, sus filias y fobias, su forma de ver el mundo, de conocer que le causa diversión o aberración, trato de mantener mis feeds lo más diversos posible, desde tecnología (que nunca puede faltar), hasta estilos, psicología, negocios, desarrollo profesional, relaciones, nutrición, y un largo etcétera.

Honestamente, ahora que tengo menos tiempo para leer (por el trabajo), es cuando más disfruto leer cada pieza que pueda tener entre los dedos. Sí, es muy triste.

Sé que leer contenidos no es leer libros, pero creo que me he vuelto un consumidor frecuente y me ha gustado mucho más de lo que pensé, aunque no pierdo la meta de incrementar la cantidad de libros a leer, es complicado, cuando uno está acostumbrado a buscar y analizar información con velocidad, de repente bajar el ritmo.

¿Les ha pasado? díganme que sí :/ Es como sacrificar aceleración por estabilidad en un auto (no deportivo)

Bytes.

Pd.Por cierto, toma un tiempo descubrir las herramientas que más le acomodan a uno para leer, pero hasta el momento he tenido buenos resultados con FlipBoard combinado con @VoiceAloud para cuando voy en el auto, aunque sí extraño la tablet, el celular resulta un poco incómodo.

Pd2. Estoy en espera de que @MissUva mande la dinámica para el intercambio de libros, ese 101 en 1001 no se va a cumplir solo!!!! jaja.

Nivel 14 en Ingress ☑️

Llegamos por fin al 14, aunque todavía nos quedan 23 millones de AP para cumplir “la misión” de ser 16. De cualquier forma, espero que pueda llegar en menos de los 2 años que faltan para cerrar el 101 en 1001.

Buen Ingress!!

 

Y te crees más listo que tu mismo.

1. No, esto no es un drama.

Y un día, te crees más listo que tu mismo (el tú que habita en tu interior, ese que la mayoría de las veces escondes en el calabozo de la verdad, de los buenos consejos, de la asertividad)

Te crees que tienes los elementos para escapar de las circunstancias que él a bien te ha explicado como se han de desarrollar. Y sí, estúpidamente crees que puedes salirte con la tuya, que ésta vez a ti no te va a pasar lo mismo que a él, porque tu eres más chingón y tienes más dominado el asunto de “no dejar al alcance de los niños” la gasolina y los fósforos.

Y entonces cedes, recibes una llamada un día cualquiera, de quien hace cuatro meses no sabes nada, de quien se fue dejándote el corazón roto de la forma más pendeja posible, por whatsapp, después de todo, ¿qué esperabas? tenía que ser millenial.”Obviiiii”.

De inmediato él, (el tú encerrado en el calabozo de la verdad) lo advierte, sabe perfectamente bien por qué suena tan titubeante, pero sabe aun mejor por qué es que no es la única, tu también, te quedas congelado porque no sabes como reaccionar, no sabes si fue buena idea atender el teléfono, o debiste simplemente dejarlo sonar como juraste que ibas a hacerlo en cuanto sonara, -tardó 4 meses, pero eso sí lo sabías, que terminaría por sonar-.

Escuchas, y haces lo que siempre haces, no detenerte a mirar las cosas que están pasando.

¿Qué está pasando? lo obvio, culpas y remordimientos, de los dos lados, buscando salir para ver si después del conflicto hay supervivientes, o algún pedazo de cualquier cosa que rescatar, de reconocer a los caídos y tener la oportunidad de llevarse a sus muertos en tensa calma.

Lo cierto es que, aunque me pese, pareciera ser que lo que se rompió ya no será posible repararlo, a pesar de los esfuerzos, a pesar de lo mucho que pensemos en todos los actos rebeldes para vencer al orgullo, a pesar, de que hayas perdido la confianza en mis palabras.

Pero ya no sé que más hacer, no sé que más decir, que no tomes como un ataque a lo que eres, y honestamente, ya no sé como no tomar todo lo que dices o haces de la misma forma hacia mi. No sé si esto es solo una turbulencia, o este avión está condenado a estrellarse, no tengo miedo de eso, si tiene que ser así, pasará, de lo que sí tengo miedo, es que, ya no quede nada que rescatar de los escombros, ni siquiera los recuerdos.

Así es como deben sentirse esos pueblos que han sido uno, esas familias que se han vivido tantas cosas y ahora por voluntades ajenas tienen que vivir separadas por una frontera de quienes no supieron resolver sus problemas, y ahora solo les queda la infame diplomacia para seguir fingiendo la paz.

No quiero esto, quiero la libertad que existía, la confianza, las risas, los buenos momentos, los abrazos que no eran de despedidas. Me siento como si estuviera en la secuencia final de Coraline, en donde todo se va volviendo gris y deteriorado, lo que antes estuvo lleno de color y que el tiempo ha convertido en ruinas.

Vengo a escribirte a este rincón, como para que no me leas, o como para que encuentres por fin, a quien soy.

Y si al final, todo esto solo fue para redimirte, que así sea y esto se evapore como tiene/tuvo que ser. La incertidumbre no es el condimento que más le guste a mi vida.

Disculpe las molestias… 

Disculpe las molestias que esto le ocasiona, si de repente se siente aludidx usted, no, no es intencionalmente, simplemente andamos ajustando algunos detalles ‘del gran plan’ 1ue algunos dicen, fue escrito por un ser superior, aunque si asi fuera, creo que olvidó publicar los cambios que tenía en su borrador. 

Dicho lo anterior, tenga usted u  poquitico de paciencia, en breve lo atenderemos como usted se merece, aunque no estamos seguros de que sea como a usted le gustaría. 

Tenemos la intención de hacer algunos cambios estructurales, aunque quizá usted no los perciba, esa será señal de que hemos hecho nuestro trabajo perfectamente, sin que usted lo note, si por el contrario se da cuenta de las labores de mantenimiento, sea tan amable de comunicarse a nuestras oficinas y reportar el incidente y si este culminó en una afectación a su persona, nuestro personal hará una. Investigación y análisis para determinar si en efecto es nuestra responsabilidad o solo fue producto de su percepción, en caso de ser nuestra responsabilidad, un asesor se pondrá en contacto con usted para ofrecerle nuestras más sinceras disculpas, acompañado de un plan temporal de beneficios con el fin de intentar resarcir la afectación y seguir contando con su amable preferencia. 

Sin más pof el momento, reciba un cordial saludo y un fuerte abrazo, estamos comprometidos con la calidad en nuestras relaciones bilaterales. Agradecemos su paciencia y permanencia. 

Kike, CEO de “Esta en mi vida y de nadie más”. 

Gracias. 

Se terminó la esperanza, pero podemos crear más. 

Desde que comencé a tener más raciocinio y comencé a analizar el trabajo de mis padres, comprendí que los padres en su mayoría solo desean un lugar donde poner a los hijos 6 horas (o todas las que se puedan) para que les permitan trabajar o hacer su día a día, es triste, porque de sobra está probado que El Estado es inepto para garantizar el mínimo de nuestros derechos, y pensar que puede “Educar” a sus hijos, es pecar de ingenuos.

La realidad de cada uno es más compleja que el solo ordenar operativos para revisar mochilas, implementar evaluaciones psicológicas, o exigirle más a las instituciones.

Conozco muy pocos papás y mamás (de mi generación) que realmente tienen una visión del futuro que quieren dejarle a sus hijos, pero sobre todo, de los hijos que quieren dejarle al mundo.

Fomentemos la Empatía, somos lo único que tenemos.

Armisticio 

Y entonces ambos elegimos bajar las armas y establecer una tregua en la que apostábamos,  el diálogo privaría como base para entender nuestras realidades y así salir con el menor daño posible para ambas partes. 

Lamentablemente siempre hay intereses ocultos de ambos bandos, se comienza de lo conocido para medir las fortalezas y debilidades del otro, información vital que nos deja reafirmar o cambiar la estrategia previa… Y como siempre, hubo pruebas de buena fe, a unque al parecer no fueron suficientes para ir más profundo en la negociación, ambos elegimos el discurso conocido, sin cambios, ese que ya nos sabemos tan bien, ni siquiera hubo intentos de poner el futuro en la mesa, solo la fiel y absurda operación cicatriz. 

La paz después del caos, no sirve de nada cuando es traída por la diplomacia y no por la reconciliación y el cambio. 

Llegará un día en que solo conmemoramos el acontecimiento, y olvidemos lo que nos llevó a él.