“The Circle”

De vez en cuando, tenemos películas como esta en la que revivimos nuestros miedos sobre el uso y el abuso de la tecnología.

La preocupación por la privacidad, las regulaciones y su protección ha ido en aumento, al igual que las batallas entre las compañías que creen que los datos, (todo tipo, para ser más exactos Big Data) deben ser indexados sin ninguna restricción en pro de un bien superior. Los argumentos que usan no son ilógicos y de hecho si se analizan, son bastante convincentes, indexar y tener acceso a TODA la información existente en el mundo (no sólo la que producimos los humanos) podría servir para resolver problemas actuales y futuros, incrementar la calidad de vida, hacer un mejor uso de los recursos del planeta, en fin, el límite es la imaginación. Y precisamente estos argumentos están empujando muy fuerte cabildeos para tener el camino libre hacia un mundo sin fronteras, en donde la información esté disponible para cualquiera.

Este es el argumento de “The Circle”, una película que viene a intentar al menos, hacernos reflexionar sobre si debemos seguir en la línea del progreso con el acelerador a fondo y con el fin justificando los medios, o si por el contrario, debemos replantearnos ese progreso, para el que quizá aún no estamos preparados socialmente.

En la película podemos encontrar referencias bastante fuertes a algunas empresas como Google e IBM, que en la actualidad están compitiendo por esos datos y las legislaciones globales y locales, vamos, que ya sabíamos que la misión de Google era precisamente, indexar todo el conocimiento humano, esa misión que hace más de dos décadas, nos parecía un chiste, hoy se está materializando gracias al poder tecnológico de procesamiento, almacenamiento y conectividad. Y que decir de IBM, que desde que derrotó a Kasparov, preocupó a más de uno, por la posibilidad de que su inteligencia artificial pudiera suponer un riesgo real. Ahora tenemos a más actores, como Facebook, o Amazon, entre otros, que gracias al poder tecnológico han amasado un poder económico y político importante, estas empresas, por fin han entendido que si quieren expandir sus límites, la sociedad puede ser un obstáculo, por lo que hay que moldearla para esos fines, por las buenas, o por las malas.

Es un hecho que somos fácilmente influenciables por el futuro, sin embargo, no estaría demás regresar a ciertas bases, aferrarnos a algunos comportamientos y valores sociales que precisamente nos han traído a lo que hoy somos, cooperación, humildad, confianza, privacidad, justicia, entre muchos más.

Cierro con decir, que la tecnología como cualquier creación del hombre, no tiene una característica positiva o negativa en sí misma, sino que, es el uso que hacemos de ella, lo que determina su capacidad para ayudarnos o perjudicarnos.

Después de ver la película (que tampoco es la mejor que se haya hecho),  puede que quede una sensación de paranoia que desaparecerá en algunos minutos u horas, lo que sí es un hecho es que en la realidad, no nos estamos preparando para tener un debate (más pronto que tarde), de alto nivel sobre las implicaciones REALES (que no virtuales, o imaginarias) que tendremos en los años por venir, pensar que dejamos en el pasado los grandes dilemas éticos, morales y filosóficos, es ingenuo, pronto, nos daremos cuenta, que PENSAR, es la única actividad humana que no podemos, ni debemos delegar, y que es una responsabilidad que todos debemos ejercer.

Y no, la vida no será más fácil.

Las referencias a Google, es por el Google Plex y la forma de trabajo presentada en la película.

Las referencias a IBM, “los viernes de sueños” analítica e Internet de las Cosas.

Entre otras más.

Netiquette, quienes lo recordamos, y quienes no lo conocen.

Ayer en el trabajo hablábamos de las buenas prácticas dentro de los espacios de trabajo, particularmente en la comunicación.

Quienes vimos como se iba construyendo Internet, o quienes de alguna manera participamos en ella, recordamos Netiquette, como uno de los primeros esfuerzos por no acabar con lo que en ese momento, prometía ser el mayor esfuerzo colectivo de la humanidad. Hoy somos más realistas, (para bien o para mal, gracias a la democratización y defensa por el acceso a la red, sin distinciones y en libertad).

No es trivial, a veces, nos perdemos en los cambios, en la velocidad de la misma red y olvidamos que seguimos siendo humanos.

Por todos aquellos, que aprendimos, que la vida “digital”, no es otra que nuestra vida real. (aunque hay, quien cree que son dos dimensiones completamente separadas, nada más alejado de la realidad)

Larga vida, a ese, como ya dije, el esfuerzo más importante de la humanidad en los últimos tiempos.

Pd. Pueden conocer el documento base, desde el siguiente LINK

Cars 3.

Llegando del cinito, le tocó el turno a Cars en su tercera edición, (a mi gusto, la mejor)

Después de una segunda parte un tanto sosa (la verdad), no tenía muchas expectativas de esta tercera (y pareciera que última entrega, aunque con Pixar ya no se sabe). Una vez más, el estudio termina produciendo una película completa, redonda, para todo público –literalmente-, en esta ocasión la historia gira en torno (para los que ya dejamos de ser niños), del ciclo profesional, cuando todo parece indicar que se es relegado por “la sangre joven”, radiante, fresca y aparentemente imparable.

Sinceramente creo que Pixar ha ido madurando sus ejes narrativos de su propio universo, y bueno, creo que es natural en una empresa a la que dista mucho de preocuparles el tema de ingresos, ya que su racha se ha mantenido imparable, (y todavía nos falta ver el éxito rotundo que se le augura a su próxima entrega para el mercado mexicano, “Coco”, que tentativamente –y aprovechando día de muertos- se estrenará en noviembre de este año).

Cars 3, me dejó un grato sabor de boca, en especial, porque en algún momento de nuestra vida creo que todos nos hemos sentido relegados de una posición por la llegada de nuevas personas que parecieran hacerlo todo perfecto, cuando, solo es una ilusión, no hay nadie que haga todo perfecto, solo que nos enfocamos en nuestras debilidades para hacernos (consciente o inconscientemente) un poco menos.

Afortunadamente, cuando uno descubre que puede hacer cosas distintas, cuando se le pierde el miedo al cambio, y sobre todo, cuando identificas tus fortalezas, se abre un abanico de posibilidades que podemos explotar no solo en nuestro beneficio profesional, sino en el personal, dándonos la oportunidad de conocer nuestros límites e irlos empujando más lejos.

Una vez más, Pixar nos ha dejado con una obra que ya sea que te gusten o no las películas animadas, no pasará desapercibida.

Actualización: Olvidé mencionar el soundtrack, que está a la altura.

El día de la toalla, y por qué todo parece encajar en este rompecabezas.

Hay momentos en mi vida que los que solo puedo detenerme a observar como las serendipias se reúnen y bailan juntas al compás de la misma melodía universal de la felicidad

El 25 de Mayo, es el día de la toalla. En honor a Douglas Adams, autor de la saga “La guía del viajero intergaláctico”, una obra por demás deliciosa por el uso que hace de elementos como críticas a la sociedad, humor negro e irónico y un poco de ciencia ficción, es decir, una obra que para todos los que nos consideramos geeks, es sustancialmente rica. En 2005 se lanzó la película The Hitchhiker’s Guide to the Galaxy, una verdadera joya. Es una película para saborear, y para descubrir muchos de los mensajes que tiene escondidos, como “Deep Mind” (Es precisamente, de esta obra, que la IA de Google recibe su nombre, sí, esa que hoy en día puede replicarse a sí misma), o la respuesta al origen de la vida, el universo y todo lo demás, 42.

A Adams, le preguntaron varias veces el significado que tenía ese número, queriendo buscarle tres pies al gato, hasta que dijo que en realidad no significaba nada, no era una clave a otras dimensiones ni nada, solo fue el que eligió, aunque pudo ser cualquier otro número.

Cuando pude ver la película realmente la disfruté, Martin en particular, es similar para mi, a “sonrisas” de Toy Story 3, o “Scamper” de Igor, me encantan esos personajes depresivos que al mismo tiempo, son involuntariamente muy divertidos, a los que les pasa de todo pero que en el fondo, su rol es hacerla de pegamento entre los demás protagonistas, sacarte esa sonrisa en el momento menos esperado, y obvio, ganarse el privilegio de ser rememorados por esa combinación de factores.

Los que me conocen, estarán de acuerdo en que hago mucha referencia al número 42 en mis conversaciones cotidianas, pues bien, el origen de esa manía es precisamente la obra de Adams.

———————————-

Watson & Towel Day @ IBM

Este es el primer año que “celebramos” el día de la toalla en la empresa, y esto que voy a decir es solo mi opinión, de ninguna manera representa la posición de IBM.

Bueno, como sabrán, llevamos algunos años con el desarrollo de Watson, (¿recuerdan Deep Blue? ¿la computadora que le ganó al Gary Kasparov en Ajedrez?, pues Watson es su revolución, con mucho de Machine Learning, analítica y nube, o sea, todas las tecnologías que forman el portafolio de la empresa, y mucho más).

En fin, Watson, ha estado evolucionando, en parte para madurarlo y que pueda comercializarse más eficientemente que solo una línea de investigación en Computación e Inteligencia Artificial, y para ello, se han presentado varias oportunidades, como la vez que Watson participó en Jeopardy y le ganó a los campeones, ¿se les hace familiar? Kasparov!!!! cof, cof, cof. Así pues, mientras que hace un par de años era solo un prototipo para ver “hacia a dónde podíamos llegar” hoy cada vez, se le puede ver integrado en soluciones bastante cotidianas, que van desde investigar y analizar tratamientos contra el cáncer, como asistente médico, como motor de reconocimiento de imágenes, como asistente para identificar rasgos de la personalidad (Watson, Personality Insights), entre muchas más chucherías en las que está metido (y más en las que se está metiendo).

Bueno, pues para mi, este año celebramos el día de la toalla, sí, un poco para recordar a Douglas Adams y su obra tan exquisita, aunque también, aprovechamos para hablar más de Watson, haciendo un símil (muy sutil) a “Deep Mind” (lástima que Google se nos adelantó con el nombre), que en la obra de Adams, es el computador más potente que existe en el universo, cuyo objetivo único es responder a los misterios del origen de la vida, el universo y todo lo demás, tardando millones de años para llegar a la conclusión (validada arduamente) de que la respuesta es sin lugar a dudas, 42.

———————————

Sinapsis y serendipias.

A veces, puedo patear mucho el pesebre, lo sé, y en ocasiones me siento mal por hacerlo aunque mis razones no sean para atacar a Big Blue, sino para expresar mi deseo de que sea mejor cada día, pero en días como el de hoy, y cuando su ADN geek, se mezcla con el mío, producen unas sensaciones casi sublimes, como cuando salió la película “Hidden Figures”, mezclando Big Blue y la carrera espacial. En fin, gran parte de mi psique está enlazada con Watson, (de momento solo figurativamente hablando, quizá un día, sea más literal, no sabemos), pero más que con Watson, con lo bueno y lo malo que durante más de 100 años, Big Blue ha impactado en la humanidad, y a pesar de que yo no tenga el gran talento que muchos ibemistas sí tienen y han tenido (Computación Cuántica, Watson, Nanotecnología, Chips, IA, cientos de miles de patentes), a veces, y solo a veces, realmente me siento parte de ese núcleo de innovación. Y eso señoras y señores, es una sensación indescriptible.

Por lo que dure.

DAr2Ep7XgAAxQM4

 

“una toalla es el objeto de mayor utilidad que puede poseer un viajero interestelar. En parte, tiene un gran valor práctico: uno puede envolverse en ella para calentarse mientras viaja por las lunas frías de jaglan Beta; se puede tumbar uno en ella en las refulgentes playas de arena marmórea de Santraginus V, mientras aspira los vapores del mar embriagador; se puede uno tapar con ella mientras duerme bajo las estrellas que arrojan un brillo tan purpúreo sobre el desierto de Kakrafun; se puede usar como vela en una balsa diminuta para navegar por el profundo y lento río Moth; mojada, se puede emplear en la lucha cuerpo a cuerpo[…]”.

Douglas Adams.

[101 en 1001] Recorrido por Chiapas (I)

Después de dos semanas de vacaciones, aquí el post para tachar este ítem de la lista de los 101 en 1001.

Chiapas!!!

Expectativa:

Quería conocer Chiapas, porque había leído algunas cosas de ciertos lugares de interés, y también porque ya había visto muchas fotos y quería conocer los lugares personalmente, aunque a decir verdad, no era mucha emoción la de ir hasta allá, sobre todo porque a mi parecer solo tenía en mente unos cuantos lugares que quizá no justificarían el viaje.

Realidad:

Dado que se presentó la oportunidad de que este viaje fue parte de un combo al sureste mexicano y debido a las condiciones y los itinerarios tan apretados que resultaron, tuve que recortar los sitios a cubrir, el viaje fue familiar por lo que tampoco se prestó tanto a la aventura, desgraciadamente a pesar de que no hubo ningún incidente, creo que no resultó ser como esperaba.

Sitios visitados.

Todo el viaje lo hicimos en auto, por lo que intentaré hacer los comentarios pertinentes, seguramente la experiencia resultará diferente en un viaje dedicado con opciones más “cerradas” de viaje.

Llegamos desde Chetumal QRO, por la carretera federal 186 a Escárcega, una carretera de rectas bastante cansadas y aburridas que atraviesa la reserva de la biósfera de Calakmul. Pasando Escárcega, continuamos hacia Villahermosa, para tomar la desviación a Palenque. La idea original era visitar la zonas arqueológicas, sin embargo por la dificultad que representaba para la movilidad de mi madre, aunado a los tiempos reducidos, decidimos omitir todas las visitas a zonas arqueológicas, con excepción de Tulum.

image

La llegada a Palenque no representa ningún problema, la carretera está en buenas condiciones y el tiempo no es excesivo.

La cosa cambió radicalmente cuando nos dirigimos de Palenque a Ocosingo (por la carretera 199, ruta a través de la sierra) en donde se encuentran 3 de los puntos de interés que queríamos visitar:

Lamentablemente la carretera hacia Ocosingo está en pésimas condiciones, al parecer la están reparando, pero en lo personal me pareció que esa reparación es negligente e intencional para aumentar el tiempo de recorrido, aunado a lo que sería mi peor pesadilla, cientos de topes a lo largo de toda la carretera hasta llegar a San Cristóbal, sin señalamientos y colocados en lugares que sirven para que los habitantes de las comunidades asentadas a lo largo de la carretera, te obstruyan el paso para literal extorsionarte (por muy amable que sea la forma en que lo hacen), de hecho, ya después me comentaron, que corrimos con suerte, pues muchas veces no son tan amables al pedirte tu “cooperación” y los incidentes terminan en robo, por lo que eso fortaleció mi percepción del por qué de las condiciones en que se encuentra la carretera, y eso que no soy un paranoico.

De los tres lugares que esperábamos visitar, solo pudimos visitar dos, la cascada de Misol-ha, a la que debes ingresar después de pagar dos “casetas” en donde tienes que pagar 10 y 20 pesos por persona. La cascada es bastante impresionante, aunque como llevábamos prisa por llegar a San Cristóbal, la verdad es que no estuvimos mucho tiempo, todavía debíamos pasar a las cascadas de Agua Azul.

Agua Azul tuvimos que dejarlo ir.

La llegada a las cascadas de Agua Azul, por la misma carretera, fue un poco tardada por lo que ya decía, las condiciones del camino, los topes y el tráfico pesado en un camino en que se dificulta el rebase por las curvas sinuosas.

Sin embargo, es un lugar que vale la pena visitar, es de fácil acceso hasta las cascadas y hay un andador hasta la parte alta de ellas, así como zonas para meterte a dar un chapuzón, a diferencia de Misol-ha en donde prácticamente es un punto de interés individual, en las cascadas algo que me llamó la atención es la cantidad de familias que lo visitan, eso dice mucho del ambiente. Hay muchos puestos de artesanías y comida, a precios de cualquier destino turístico, aunque no me quiero imaginar como se pone en semana santa.

Aproveché para hacer mis primeras tomas de larga exposición durante el día (que era algo que ya había planeado particularmente para esta escala en el camino), cargué el 18-50 mm con el filtro ND de 3.0 y empecé a disparar, se prestó mucho la temporada puesto que no había muchas personas, sinceramente habría sido imposible sacar alguna toma interesante en temporada alta.

Aquí algunos resultados:

Mi favorita:

IMG_2571-1

IMG_2570-1

IMG_2568-1

IMG_2567-1

IMG_2565-1

IMG_2562-1

IMG_2580-1

Eliminar rayas claras en la impresión láser. (OKI B410d)

Ayer me propuse reutilizar una vieja impresora que quedó arrumbada, en realidad solo ha tenido un refill de tinta, que equivaldría a unas 3.5ks impresiones, recuerdo que tuve que ir a comprar el chip de reset a la plaza, pero después de que se lo puse comenzó a imprimir con una raya en medio que no dejaba ver claramente la impresión, en ese momento supuse que se había dañado el tambor (el cilindro que tiene la cobertura fotosensible para la impresión) por lo que sería un problema difícil de solucionar porque requería cambiar el tambor (mucho más caro obviamente).

Así pues, estuve investigando y la solución para el problema es relativamente fácil, por lo regular, hay una línea de LEDs debajo de la tapa, y como está muy cerca del toner (y al utilizar electricidad) tiende a atraer partículas de tinta que dificultan su correcta exposición sobre el rodillo, ¿cómo arreglarlo? simplemente pasando un pedazo de algodón con un poco de alcohol isopropílico para retirar cualquier obstrucción sobre esa línea.

Eureka, problema solucionado, la impresora volvió a fijar la tinta correctamente y volvieron las impresiones de buen contraste.

Uno se siente genial cuando logra solucionar problemas así, porque aunque son en esencia triviales, lo complicado es salirnos del mindset de que es más difícil de lo que parece.

Lo que sigue, es fabricarle un mueblecito para que no estorbe (no es precisamente que a diario tenga mil cosas que imprimir), solo es para que no regrese al olvido.

Link de referencia: http://impresoras.yoreparo.com/reparacion_de_impresoras/imprime-muy-claro-oki-b410-t1430270.html

La pasión y buena vibra son el combustible de este motor…

Podría decir que no solo la buena vibra, también la mala, pero pocas veces nos damos cuenta cuando las cosas van bien.

Sin ser tan esotérico, es bien sabido que creo en eso de la vibra, la energía positiva y el hacer el bien (aunque no siempre uno está de buenas para practicar con el ejemplo, bueno, dejaríamos de ser humanos si no).

También, está documentado en este blog, que en mi caso, tengo la teoría de que esta buena ondita es estacional o por temporadas, como una onda que sube y baja, y desde que encontré a Wintergatan en youtube, creo que la música me hace sentir un poco más de lo normal, no es que sea un grinch, pero pocas melodías me erizan la piel o reconozco un sentido universal, así que cuando las encuentro, simplemente no puedo dejarlas ir, es como cuando conoces a alguien, la primera impresión es (generalmente) la que se queda grabada en tu memoria.

Sophie, es una de esas intérpretes que podría denominar eclécticas, porque ha hecho lo que se le ha dado la gana, (así como Jamiroquai), no es que sea fan fan, pero de vez en vez, artistas como ellos, me sorprenden porque en realidad les sale muy, muy bien lo que se proponen, no es que estén en foco todos los meses o todos los años, no, al contrario, me parece que podrían tener un protagonismo mucho mayor si se lo propusieran, aunque eso puedo intuir, no es lo que están buscando precisamente (como sucede con la gente apasionada de lo que hace).

Admiren a Sophie, en Puerto Vallarta.

Se antoja estar ahí, con ese soundtrack exquisito.

Wintergatan – Dosis de felicidad 1Q2017

Suecos tenían que ser!!!!

Ayer descubrí una banda sueca, llamada Wintergatan (Vía láctea en sueco) y simplemente explotó mi ser, creo que nunca me había sentido tan bien con alguna agrupación, (de sobra saben los que me conocen que no tengo ídolos, y mucho menos en el ámbito musical, aunque debo decir que mis gustos no son presuntuosos, quiero pensar que son eclécticos).

En fin, hay tanto que destacar de esta banda, que me aventuraría a decir que no había visto algo como lo que han hecho, y es que, lo que realmente me atrapó y literalmente se apoderó de mi mente, fue darme cuenta del talento y de la integración que tienen entre ellos, realmente son un equipo, y ojo, si bien es cierto que es un requisito estar integrado, lo cierto es que hay niveles de integración, el que estos chavos tienen en realidad es superior al promedio.

El otro punto que considero relevante, es la creatividad e inventiva que tienen (en particular Martin), para diseñar y construir instrumentos musicales, además de incluir elementos “atípicos” -como una máquina de escribir- en sus canciones, que en conjunto con el excelente manejo de los sintetizadores logran hacer una mezcla perfecta entre sonidos analógicos y digitales que te envuelven en un estado de ánimo muy “feliz” (al estilo del Hygge Danés).

Podría pasar horas y horas escuchándolos y estoy seguro de que no me aburriría para nada. Se nota la pasión, el talento y las ganas de hacer algo diferente no por sobresalir, sino por crear. Lo que más me gusta es que en todos los detalles se ve esa filosofía de disfrutar de la vida haciendo lo que más se ama, ya sea construyendo una máquina de Rube Goldberg musical, un instrumento con piezas de lego y un mecanismo que nos recuerda a las cajas musicales de antaño, o simplemente divirtiéndose con los sintetizadores.

Por lo que leí, para este 2017 tienen planes de venir a México a hacer un tour, cosa que me emociona muchísimo, porque de ser así, haré todo lo posible por ir a verlos ejecutar piezas grandiosas, llenas de esa magia que transmite pura buena ondita.

La dosis de felicidad de lo que va del 2017, que lo disfruten.

Wintergatan – Marble Machine (music instrument using 2000 marbles)

Marble Machine – Band Version LIVE

Wintergatan LIVE At Victoriateatern – FULL CONCERT

Comensal de lecturas…

En los días pasados, han llegado a mi un par de artículos que me me han puesto a reflexionar algunas cosas, o es que, quizá, conforme uno va creciendo se va haciendo más conservador, o va eligiendo más un “estilo” de lecturas que en tiempos pasados consideraríamos más “cómodos” por decirlo menos.

La verdad, me he estado volviendo más fan de los artículos de El País, particularmente la sección de Verne (que hasta sigo en su canal de telegram) y el comidista, además de que ahora también me he descubierto visitante frecuente de The New York Times (en español, porque #yolo, oda al idioma incluido).

Siento que ya estoy transitando a esa fase en que identificaba a mi papá cuando hace algunos años todos los domingos compraba “El Universal” para leer Séptimo Día, (la verdad a mi me gustaban algunos artículos, luego fue perdiendo fuerza, justo en el tiempo en que por casualidad participé en el curso de verano que organizaron), finalmente ya no supe que fue de esa revista.

También, leo con frecuencia Animal Político, y BBC Mundo, obvio, intento leer muchas más cosas, aunque ya no en el mismo sentido que hace algunos años, en que me encantaba deborar noticias de actualidad en lugar de artículos de opinión o de “revista”, no sé que pasó, pero las noticias pasaron a convertirse en hechos que podía obtener de cualquier lugar, con más o menos objetividad según fuera la fuente, se convirtieron en ese gabazo que queda después de que te preparas un jugo de zanahoria, sí, te lo puedes comer pero no te sabe a nada.

En cambio, las columnas y otros contenidos “de autor”, se convirtieron en ese juguito, en un placer de conocer al que escribe, sus filias y fobias, su forma de ver el mundo, de conocer que le causa diversión o aberración, trato de mantener mis feeds lo más diversos posible, desde tecnología (que nunca puede faltar), hasta estilos, psicología, negocios, desarrollo profesional, relaciones, nutrición, y un largo etcétera.

Honestamente, ahora que tengo menos tiempo para leer (por el trabajo), es cuando más disfruto leer cada pieza que pueda tener entre los dedos. Sí, es muy triste.

Sé que leer contenidos no es leer libros, pero creo que me he vuelto un consumidor frecuente y me ha gustado mucho más de lo que pensé, aunque no pierdo la meta de incrementar la cantidad de libros a leer, es complicado, cuando uno está acostumbrado a buscar y analizar información con velocidad, de repente bajar el ritmo.

¿Les ha pasado? díganme que sí :/ Es como sacrificar aceleración por estabilidad en un auto (no deportivo)

Bytes.

Pd.Por cierto, toma un tiempo descubrir las herramientas que más le acomodan a uno para leer, pero hasta el momento he tenido buenos resultados con FlipBoard combinado con @VoiceAloud para cuando voy en el auto, aunque sí extraño la tablet, el celular resulta un poco incómodo.

Pd2. Estoy en espera de que @MissUva mande la dinámica para el intercambio de libros, ese 101 en 1001 no se va a cumplir solo!!!! jaja.

Visitar Monterrey! ☑️

Hace poco más de un mes me decidí a ir a Monterrey.

En honor a la verdad, me había resistido porque mi poco contacto con esa ciudad (indirectamente, al menos en papel, noticias y demás cosas que llegaban a mi de rebote) no me había inspirado lo suficiente como para decidir visitarla, luego pues, se juntaron un par de situaciones que me hicieron aprovechar la oportunidad de ir en plan de medio turista y en menor parte por temas laborales, además de que ahí vamos tratando de completar el reto de los 101 en 1001. Nota al margen, también me decidí a ir a MTY para visitar a Mar, (conocer a Daniel, a Liam y a Ian, aunque a ellos los vi en mi último día de estancia y por menos tiempo del que me hubiera gustado, pese a eso, me la pasé genial y pudimos compartir unos muy ricos tacos de barbacoa).

Día uno:

Salida del aeropuerto de la Ciudad de México, Terminal 1. Honestamente, mi primer vuelo (sí, a muchos les parecerá algo sin chiste y cotidiano, o que quizá no merezca tanta sorpresa, pero seguro que no olvidan la experiencia de caer con estilo, en una pieza de ingeniería moderna). Me decidí por volaris por sugerencia y por comparativo de costo beneficio, aunque al final no saliera del todo como estaba planeado. 1 hora y 10 minutos de vuelo después, estaba aterrizando en el aeropuerto Mariano Escobedo de Mty, en donde Ana ya se encontraba esperándome para acompañarme a IBM Mty. Por fin iba a conocer al equipo del norte (físicamente), aunque solo pude coincidir con Jorge, Ángel y Ana, aunque más tarde conocí a Juan Pablo, un verdadero gusto después de tanto tiempo de haber trabajado tan de cerca a pesar de la distancia. Me invitaron a “El Torito”, en donde disfrutamos de Arrachera y unos frijoles “charros” (creo que tenían otro nombre, pero así les conocemos por acá), muy rico todo, y excelente compañía, después Ana me hizo el favor de llevarme a donde me iba a hospedar (Reservé una habitación a través de Airbnb, sí, también fue la primera vez que utilicé la plataforma, y de eso escribiré otro post dedicado completamente a reseñar mi experiencia).

Día dos:

Después de que el uber me “perdiera” para llegar a la oficina (que está en una zona bastante agradable, con excepción del ruido infernal del tren que pasa unas cuatro veces al día, a las 3 de la mañana por ejemplo ¬¬), pues por fin llegué para conocer a Gabriel, que era el único que me hacía falta, día movido de trabajo, para rematar con un pequeño paseo por parte de la Macro Plaza, con una de mis guías, Ana. Después nos dirigimos a “El Rey del Cabrito” para hacer la visita y prueba obligada precisamente del cabrito, me gustó aunque no me volví fan, me recordó a la barbacoa de chivo que hacen en Jonacatepec, aunque esta un poco más deshidratada y con más grasita. Terminó el día.

Día tres:

Por la mañana, Bere mi otra anfitriona, me llevó a las Grutas de García, (García es uno de los municipios que integran la zona metropolitana de Monterrey, junto con Guadalupe, Apodaca, San Nicolás, San Pedro, Santa Catarina, Escobedo, Santiago, Cadereyta, Juárez y Salinas, –sí, al igual que la ZMVM son muchos!!!-). Se encuentran en una montaña a la que puedes subir de dos formas, la primera es la más fácil y panorámica, y es a través del teleférico que por 60 pesitos te lleva de la zona del estacionamiento y explanada, hasta la entrada a las grutas. La segunda opción y menos recomendable para quien no tenga buena condición física es subir a través de una vereda de aproximadamente 1.5 kilómetros, bastante inclinada para mi gusto, en cuyo caso solo debes pagar 30 pesitos que ya incluyen el ingreso a las grutas). En realidad, para quienes hemos visitado más de un par de grutas, la mecánica es la misma, un recorrido a pie por el interior de las cuevas para apreciar las formaciones de estalagmitas y estalactitas, que junto a un sistema de iluminación artificial (en este caso, bastante mayor al de otras que he visitado) son interpretadas por el imaginario colectivo para formar imágenes mentales de objetos, animales o cualquier otra forma familiar. Me gustó: la iluminación, excelente sobre todo si quieres fotografiar las formaciones minerales, en verdad se agradece una buena iluminación para reducir el ruido y mejorar la calidad de las imágenes. También me gustó la infraestructura física, sobresaliente en términos de mantenimiento con accesos y senderos bastante seguros e iluminados, en cuanto al nivel de dificultad para quienes no tenemos tanta condición física, creo que es bastante bueno. No me gustó: como dije, al final es la misma mecánica que la del resto de las grutas, el guía va señalando formaciones y haciendo comentarios que aluden a la imaginación para complementar el recorrido. Otro punto a considerar como en cualquier otra visita a este tipo de cuevas, es que la humedad al interior resulta ser bastante por lo que puede resentirse después de unos 25 minutos, por lo que si pueden llevar agua y un “abanico” será más placentero el recorrido.

20161217_093425_HDR-EFFECTS

Después de finalizar la estancia en las Grutas de García, nos dirigimos al centro de Monterrey, para almorzar en un lugar que me encantó, “El Lindero”, restaurante cuya especialidad es preparar comida típica de la Huasteca, Bere ordenó unas empipianadas mientras yo opté por una migada de cecina (que no me terminé porque era enorme) eso sí, el agua de horchata es riquísima. El Lindero, está ubicado en Degollado Sur 770, Obispado, 64000 Monterrey, N.L. muy recomendable!!!

Terminando de almorzar, nos dirigimos al asta bandera monumental del Obispado (en donde se encuentra el Museo Regional de Nuevo León). En la cima, donde se encuentra el asta bandera, se encuentra un mirador desde el que se puede apreciar casi la totalidad de la ciudad y su zona metropolitana, con una vista particularmente buena de las montañas que la rodean, Chipinque, Topo Chico, El Cerro de la Silla y el Cerro de las Mitras. En un día soleado y con viento, es inmejorable.

20161217_142838_HDR

20161217_142120_HDR

De momento, hasta aquí le dejo.