“The Circle”

De vez en cuando, tenemos películas como esta en la que revivimos nuestros miedos sobre el uso y el abuso de la tecnología.

La preocupación por la privacidad, las regulaciones y su protección ha ido en aumento, al igual que las batallas entre las compañías que creen que los datos, (todo tipo, para ser más exactos Big Data) deben ser indexados sin ninguna restricción en pro de un bien superior. Los argumentos que usan no son ilógicos y de hecho si se analizan, son bastante convincentes, indexar y tener acceso a TODA la información existente en el mundo (no sólo la que producimos los humanos) podría servir para resolver problemas actuales y futuros, incrementar la calidad de vida, hacer un mejor uso de los recursos del planeta, en fin, el límite es la imaginación. Y precisamente estos argumentos están empujando muy fuerte cabildeos para tener el camino libre hacia un mundo sin fronteras, en donde la información esté disponible para cualquiera.

Este es el argumento de “The Circle”, una película que viene a intentar al menos, hacernos reflexionar sobre si debemos seguir en la línea del progreso con el acelerador a fondo y con el fin justificando los medios, o si por el contrario, debemos replantearnos ese progreso, para el que quizá aún no estamos preparados socialmente.

En la película podemos encontrar referencias bastante fuertes a algunas empresas como Google e IBM, que en la actualidad están compitiendo por esos datos y las legislaciones globales y locales, vamos, que ya sabíamos que la misión de Google era precisamente, indexar todo el conocimiento humano, esa misión que hace más de dos décadas, nos parecía un chiste, hoy se está materializando gracias al poder tecnológico de procesamiento, almacenamiento y conectividad. Y que decir de IBM, que desde que derrotó a Kasparov, preocupó a más de uno, por la posibilidad de que su inteligencia artificial pudiera suponer un riesgo real. Ahora tenemos a más actores, como Facebook, o Amazon, entre otros, que gracias al poder tecnológico han amasado un poder económico y político importante, estas empresas, por fin han entendido que si quieren expandir sus límites, la sociedad puede ser un obstáculo, por lo que hay que moldearla para esos fines, por las buenas, o por las malas.

Es un hecho que somos fácilmente influenciables por el futuro, sin embargo, no estaría demás regresar a ciertas bases, aferrarnos a algunos comportamientos y valores sociales que precisamente nos han traído a lo que hoy somos, cooperación, humildad, confianza, privacidad, justicia, entre muchos más.

Cierro con decir, que la tecnología como cualquier creación del hombre, no tiene una característica positiva o negativa en sí misma, sino que, es el uso que hacemos de ella, lo que determina su capacidad para ayudarnos o perjudicarnos.

Después de ver la película (que tampoco es la mejor que se haya hecho),  puede que quede una sensación de paranoia que desaparecerá en algunos minutos u horas, lo que sí es un hecho es que en la realidad, no nos estamos preparando para tener un debate (más pronto que tarde), de alto nivel sobre las implicaciones REALES (que no virtuales, o imaginarias) que tendremos en los años por venir, pensar que dejamos en el pasado los grandes dilemas éticos, morales y filosóficos, es ingenuo, pronto, nos daremos cuenta, que PENSAR, es la única actividad humana que no podemos, ni debemos delegar, y que es una responsabilidad que todos debemos ejercer.

Y no, la vida no será más fácil.

Las referencias a Google, es por el Google Plex y la forma de trabajo presentada en la película.

Las referencias a IBM, “los viernes de sueños” analítica e Internet de las Cosas.

Entre otras más.

[101 en 1001] Conocer las lagunas de Zempoala

Pues no fueron todas, pero sí una de ellas, están dentro del mismo parque nacional así que cuenta como todas.

Día genial, en compañía de los amigos más recientes que he hecho, y lo digo así, porque no soy mucho de hacer amigos jeje.

A pesar de ser originario del estado de Morelos (de la H.H. Cuautla, sí señor!), no había visitado este parque nacional, que precisamente se encuentra ubicado al poniente del estado.

El día estuvo a gusto, aunque sinceramente no era como me lo imaginaba, (de esas veces que evitas leer/buscar acerca del lugar, porque tienes ciertas expectativas que quieres confirmar) y pues, simplemente no se cumplieron, yo esperaba que fueran unas lagunas un poco más “vistosas”, pero por lo que pude ver de la primera, y luego buscar de las otras, no lograron el efecto “wow” que esperaba, sin embargo, eso no quitó que me divirtiera mucho volando un papalote, en un paseo en lancha, y una tarde de juegos de mesa.

Solo puedo agradecerles el compartirme de su tiempo para pasar un día genial, por ser, y estar.

LG-H990

Pd. a la próxima, llevo un carrete de hilo más largo, ese papalote debía subir más alto.

Visitar Monterrey! ☑️

Hace poco más de un mes me decidí a ir a Monterrey.

En honor a la verdad, me había resistido porque mi poco contacto con esa ciudad (indirectamente, al menos en papel, noticias y demás cosas que llegaban a mi de rebote) no me había inspirado lo suficiente como para decidir visitarla, luego pues, se juntaron un par de situaciones que me hicieron aprovechar la oportunidad de ir en plan de medio turista y en menor parte por temas laborales, además de que ahí vamos tratando de completar el reto de los 101 en 1001. Nota al margen, también me decidí a ir a MTY para visitar a Mar, (conocer a Daniel, a Liam y a Ian, aunque a ellos los vi en mi último día de estancia y por menos tiempo del que me hubiera gustado, pese a eso, me la pasé genial y pudimos compartir unos muy ricos tacos de barbacoa).

Día uno:

Salida del aeropuerto de la Ciudad de México, Terminal 1. Honestamente, mi primer vuelo (sí, a muchos les parecerá algo sin chiste y cotidiano, o que quizá no merezca tanta sorpresa, pero seguro que no olvidan la experiencia de caer con estilo, en una pieza de ingeniería moderna). Me decidí por volaris por sugerencia y por comparativo de costo beneficio, aunque al final no saliera del todo como estaba planeado. 1 hora y 10 minutos de vuelo después, estaba aterrizando en el aeropuerto Mariano Escobedo de Mty, en donde Ana ya se encontraba esperándome para acompañarme a IBM Mty. Por fin iba a conocer al equipo del norte (físicamente), aunque solo pude coincidir con Jorge, Ángel y Ana, aunque más tarde conocí a Juan Pablo, un verdadero gusto después de tanto tiempo de haber trabajado tan de cerca a pesar de la distancia. Me invitaron a “El Torito”, en donde disfrutamos de Arrachera y unos frijoles “charros” (creo que tenían otro nombre, pero así les conocemos por acá), muy rico todo, y excelente compañía, después Ana me hizo el favor de llevarme a donde me iba a hospedar (Reservé una habitación a través de Airbnb, sí, también fue la primera vez que utilicé la plataforma, y de eso escribiré otro post dedicado completamente a reseñar mi experiencia).

Día dos:

Después de que el uber me “perdiera” para llegar a la oficina (que está en una zona bastante agradable, con excepción del ruido infernal del tren que pasa unas cuatro veces al día, a las 3 de la mañana por ejemplo ¬¬), pues por fin llegué para conocer a Gabriel, que era el único que me hacía falta, día movido de trabajo, para rematar con un pequeño paseo por parte de la Macro Plaza, con una de mis guías, Ana. Después nos dirigimos a “El Rey del Cabrito” para hacer la visita y prueba obligada precisamente del cabrito, me gustó aunque no me volví fan, me recordó a la barbacoa de chivo que hacen en Jonacatepec, aunque esta un poco más deshidratada y con más grasita. Terminó el día.

Día tres:

Por la mañana, Bere mi otra anfitriona, me llevó a las Grutas de García, (García es uno de los municipios que integran la zona metropolitana de Monterrey, junto con Guadalupe, Apodaca, San Nicolás, San Pedro, Santa Catarina, Escobedo, Santiago, Cadereyta, Juárez y Salinas, –sí, al igual que la ZMVM son muchos!!!-). Se encuentran en una montaña a la que puedes subir de dos formas, la primera es la más fácil y panorámica, y es a través del teleférico que por 60 pesitos te lleva de la zona del estacionamiento y explanada, hasta la entrada a las grutas. La segunda opción y menos recomendable para quien no tenga buena condición física es subir a través de una vereda de aproximadamente 1.5 kilómetros, bastante inclinada para mi gusto, en cuyo caso solo debes pagar 30 pesitos que ya incluyen el ingreso a las grutas). En realidad, para quienes hemos visitado más de un par de grutas, la mecánica es la misma, un recorrido a pie por el interior de las cuevas para apreciar las formaciones de estalagmitas y estalactitas, que junto a un sistema de iluminación artificial (en este caso, bastante mayor al de otras que he visitado) son interpretadas por el imaginario colectivo para formar imágenes mentales de objetos, animales o cualquier otra forma familiar. Me gustó: la iluminación, excelente sobre todo si quieres fotografiar las formaciones minerales, en verdad se agradece una buena iluminación para reducir el ruido y mejorar la calidad de las imágenes. También me gustó la infraestructura física, sobresaliente en términos de mantenimiento con accesos y senderos bastante seguros e iluminados, en cuanto al nivel de dificultad para quienes no tenemos tanta condición física, creo que es bastante bueno. No me gustó: como dije, al final es la misma mecánica que la del resto de las grutas, el guía va señalando formaciones y haciendo comentarios que aluden a la imaginación para complementar el recorrido. Otro punto a considerar como en cualquier otra visita a este tipo de cuevas, es que la humedad al interior resulta ser bastante por lo que puede resentirse después de unos 25 minutos, por lo que si pueden llevar agua y un “abanico” será más placentero el recorrido.

20161217_093425_HDR-EFFECTS

Después de finalizar la estancia en las Grutas de García, nos dirigimos al centro de Monterrey, para almorzar en un lugar que me encantó, “El Lindero”, restaurante cuya especialidad es preparar comida típica de la Huasteca, Bere ordenó unas empipianadas mientras yo opté por una migada de cecina (que no me terminé porque era enorme) eso sí, el agua de horchata es riquísima. El Lindero, está ubicado en Degollado Sur 770, Obispado, 64000 Monterrey, N.L. muy recomendable!!!

Terminando de almorzar, nos dirigimos al asta bandera monumental del Obispado (en donde se encuentra el Museo Regional de Nuevo León). En la cima, donde se encuentra el asta bandera, se encuentra un mirador desde el que se puede apreciar casi la totalidad de la ciudad y su zona metropolitana, con una vista particularmente buena de las montañas que la rodean, Chipinque, Topo Chico, El Cerro de la Silla y el Cerro de las Mitras. En un día soleado y con viento, es inmejorable.

20161217_142838_HDR

20161217_142120_HDR

De momento, hasta aquí le dejo.

Reto IBM Fitbit Octubre 2016

Siguiendo con los posts pendientes, es el turno del post acerca del reto IBM Fitbit

En agosto, recibimos una pulsera Fitbit Flex (1a generación) por parte de la compañía, con el fin de participar durante todo octubre en el reto, que básicamente consistía en hacer la mayor cantidad de pasos al día durante todo el mes, participando las localidades de Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey.

La verdad es que al principio todo fue bien, de hecho me gustó el reto y para la mitad del mes aproveché para sumarlo a Ingress de tal manera que me iba a caminar a Chapultepec un día a la semana, así, cumplía ir sumando AP y KMs para la medalla de Trekker 1000Km, y mis pasos para el día del reto. Dos pájaros de un solo tiro. Personalmente, creo que todo se descompuso la última semana y media del reto, por tanto trabajo y actividades de la maestría dejé de hacer los pasos, además de que coincidió la última semana en que pedí vacaciones y estuve en casa de mis papás sin sumar pasos.

Tristemente no llegamos a cumplir el reto principal de las 101 en 1001 que era precisamente terminar dentro del top 50 de los participantes, quedé en el lugar 76, por lo que sirva este post también para documentar el fracaso en ese objetivo, es decir, sí terminé pero no se cumplió con el objetivo. Aún así, creo que será divertido seguir yendo a caminar y sumar pasos, aunque el reto haya finalizado. Aunque honestamente, la organización de ese reto creo que tiene un problema, puesto que al menos para la Ciudad de México, los primeros lugares tienen una sombra sobre su clasificación, debido a que sobrepasan por mucho la media de una persona que trabaja una jornada completa, llegando a registrar 48,000 pasos al día durante una semana, y llegando a promedios durante todo el mes de 39,000 pasos diarios, lo cual hasta para personas con gran condición física es algo difícil de registrar, si no se dedican full time al deporte profesional. Ni hablar, siempre nos quedará la duda, tristemente.

El premio para los primeros lugares de cada localidad consiste en un Apple Watch de primera generación, al parecer, y hasta donde yo tenía conocimiento, para Monterrey mi compañero Ángel Gabriel logró llevarse el premio, aunque con el cierre de Octubre ni hemos tenido tiempo de verificarlo. De ser así, sirva este post también para hacerle un reconocimiento y felicitarlo por el mérito.

Lo que me deja este reto, (además de un nuevo Fitbit Flex, de a grapa) es que este tipo de retos, son un buen incentivo, no tan solo para entrarle al ejercicio y a mejoramiento de la salud, sino en general, mejoran la convivencia (cuando son transparentes y bien coordinados), además de que ayudan a “ponerte la camiseta” del equipo en el que participas.

Pienso que el modelo aún tiene mucho que dar, la gamificación dentro de las empresas podría redituar en múltiples beneficios organizacionales, y quizá, podría ser un tema bastante interesante si a eso le sumamos las posibilidades que tiene Big Blue en cuanto a poder de procesamiento, analítica y Watson, incluso estoy convencido de que podría ser una buena línea de innovación para poder vender servicios empresariales de Desarrollo Organizacional basado en gamificación. Quizá eso pueda ser un buen tema de tesis o trabajo recepcional para alguien… cof cof, cof cof.

Me encanta IBM cuando en un detalle, me permite ver el futuro, aunque solo sea de momento, una roca.

image

Instrucciones para cumplir 30. (esta vez, mis instrucciones)

Hace 9 años veía una de las mejores películas (a mi gusto tan cursi como saben que soy quienes me conocen) mexicanas de tiempos recientes. “Efectos Secundarios”, en la que al final aparecen algunos tips, lecciones aprendidas e “instrucciones” referentes a la transición de los “20´s” y lo que impacta cumplir 30. Si las quieren recordar, denle clic acá.

Desde hace 9 años, me propuse que sería una buena idea retomar el ejemplo y escribir mis propias instrucciones para cumplir 30 (algunas, compartidas con las de la película).

Entonces, si tuviera que escribirlas, serían estas:

Come frutas y verduras. Neta, vete acostumbrando a que no vas a poder tragar garnachas toda la vida.

Sí, es cierto, las palomitas y el refresco que te chutas en el cine ya no las hacen como antes, (bueno, aunque eso es cierto -cada vez tienen más porquerías- también es cierto que el estómago ya no las digiere tan bien) entre otras cosas, (yo aún estoy en eso, si descubro cómo, prometo que lo escribiré).

Equivócate. Cambia. Intenta. Falla. Reinvéntate. Manda todo al carajo y empieza de nuevo cada vez que sea necesario. De veras, no pasa nada. Sobre todo si no haces nada.

Ah, esta deberían escribirla en letras de oro en el congreso, bueno, quizá no tanto, pero es muy cierta, a mi me ha funcionado las pocas veces que la he seguido, solo dos cosas: la primera, siempre ten presente que los cambios no son buenos o malos, sino que pueden tomar la forma que tu quieras, lo importante es que te adaptes y en el camino, también te permitas experimentar nuevas formas de hacer las cosas, mucho del aprendizaje que tendrás, será gracias a los fracasos y no tanto por los éxitos. La segunda cosa que debes meterte en tu pequeña cabecita es que siempre que hagas un cambio, estés verdaderamente consciente de que lo quieres hacer y aceptarás las consecuencias, no te digo que pases años pensando en llevarlos a cabo, solo que a veces suceden cosas extrañas con eso, como que por mucho que seas tu el que tome la decisión, algunos cambios afectarán IRREMEDIABLEMENTE a otras personas, si no puedes con eso, mejor déjalo como está.

Prueba otros sabores de helado. Otras cervezas, otras pastas de dientes.

Nunca terminarás de conocer el universo, morirás conociendo una parte infinitesimal de él, así que dale chance a lo diferente, pero tampoco pierdas el tiempo tratando de ver si pega algo que tu intuición te dice que no.

Arranca el coche un día, y no pares hasta que se acabe la gasolina.

Si puedes, adelante, hazlo, hasta el momento me he quedado con las ganas pero no es por no querer, sino porque la neta, este pinche país está de la chingada y uno no está para exponerse de a gratis. Si lo haces, lleva un garrafón con algo de gasolina extra, está chingón lograr metas, pero después de dos minutos de sentirte realizado por quedarte sin gas, te va a entrar el pánico cabrón. Está bien jugarle al vergas, pero no te pases de estúpido. No dan puntos por eso.

Empieza un grupo de rock. Toma clases de baile. Aprende italiano. Invéntate otro nombre. Usa una bicicleta.

Nah, el rock está sobrevalorado, mejor empieza un grupo de música antigua (de preferencia escandinava, bueno, a decir verdad solo encontrarás bandas de Dark Metal y su infinita gama de sabores. Las clases de baile mañana las empiezo -nah, casi me la creen-, aprende lo que tu quieras, si no es italiano que sea sueco o noruego, o aprende a leer las runas vikingas, o que se te hinche tu real gana, pero no dejes de aprender. No te inventes un nombre, si tienes dos como yo, usa el que más te guste y obliga a los demás a conocer ambos, a veces, hay homónimos que desmadran alguno de tus nombres. Úsalo para darle valor y no para quitárselo. Sí, usa una bici, pero espero que sea en otro país que no sea este, aquí igual te apachurran y te conviertes en un número más, volvemos a lo mismo, si lo haces, no le juegues al vergas. Patina, (sí, también ando en eso, aunque al igual que el estómago, los huesos ya no resisten lo mismo que antes).

Perdona. Olvida. Deja ir.

Sí, perdona, lamentablemente somos humanos, esa será la peor y la mejor excusa que escucharás en toda tu larga o corta vida del por qué la cagamos siempre y esperamos que no pase nada. No olvides, recuerda todo, lo bueno, lo malo, solo no te aferres pero no olvides, después de todo, no somos más que lo que recordamos y últimamente parece que nos vamos haciendo menos eficientes de lo normal (no estamos hechos para recordar, pero tampoco hay por qué no hacerlo). Deja ir sí y sólo sí hayas logrado dejar huella en lo que te propongas, verás que con el tiempo habrá cosas que nunca fueron importantes o que han dejado de serlo por su propio efecto, deja ir cosas, pero sobre todo y esto es muy importante, DEJA IR A LAS PERSONAS. Nadie está obligado a lo imposible, y después de todo no somos propiedad de alguien en particular, por mucho que nos haya ayudado y le debamos grandes aprendizajes, y tampoco tenemos la propiedad de otras personas, cada quien tiene un camino en el universo, hay algunos que se cruzan, otros que van paralelos al nuestro y otros que jamás se encontrarán con el nuestro. Deja ir sin culpas, al final todo lo bueno y lo malo que hayas dado o recibido encontrará su perfecto equilibrio (aunque procura siempre dar más de lo bueno).

Decide quién es imprescindible. Mientras más grande eres más difícil es hacer amigos de verdad, y más necesitas quien sepa quién eres realmente sin que tengas que explicárselo. Esos son los amigos. Cuídalos y mantenlos cerca.

Fundamental, tienes que sentarte un día y tomar decisiones importantes. Mientras creces, crees que las amistades durarán para siempre, luego te das cuenta de que son más frágiles de lo que imaginabas. Es cierto, mientras más grande eres es cabronamente (a.k.a. exponencialmente) más difícil hacer nuevos amigos -sic-, y sí, también necesitas a alguien que sepa quien eres sin llevarte una vida explicándolo. Hay quienes son afortunados  y tienen a ese alguien, otros, seguimos buscándolo, pero hey!!, no te detengas a lamentarte y camina con paso firme. Cuida a tus amigos, pero dales libertad, he aprendido que las relaciones no son eternas, se basan en el  aquí y ahora, y caducan más rápido de lo que imaginas, cada día, cada hora incluso, es el mejor momento para renovar ese compromiso. Sobre todo, recuerda que es un requisito sine qua non que exista voluntad de ambas partes. No te aferres a la rutina o a la existencia de una persona, somos finitos y mortales, y podemos no llegar a la fecha indicada al reverso del empaque. Quiere siempre que puedas, y cuando no puedas dilo, recuerda, una vez más: “nadie está obligado a lo imposible”.

Encuentra un tiempo y un espacio para ti

“Lo más difícil de la vida, es tener que escuchar para siempre mis propios pensamientos” -Yo lo digo :P.

Es neta, no sé tu, pero mi mente es el cielo y el infierno reunidos en un pequeño lugar del universo, y no está padre. Sí bueno, no me imagino las broncas de quienes son bipolares, yo con esto tengo más que suficiente.

Encuentra un tiempo y un espacio para estar contigo mismo, para escuchar las voces interiores que te consuelan y martirizan, yo amo salir a recorrer la ciudad con mis audífonos y escuchando música de todo tipo, desde rock, pop, metal, electrónica y todas las melodías que en algún momento me han hecho vibrar. Ese es el tiempo que tengo para mi, para pensar, para escuchar, para ver como se comporta el mundo.

Disfruta de estar contigo, y aprende todo lo que puedas de ti mismo, créeme, lo agradecerás.

Enseña a otros.

“El conocimiento es el  único bien que crece mientras más se comparte” -no me acuerdo quien lo dijo.

Es correcto, niñas y niños, de nada sirve que seas el más chingón del mundo mundial en las finas artes del dominio del trompo o del yoyo si no compartes lo que sabes, no tengas miedo de que otros se apropien de tu conocimiento, porque a decir verdad, no pueden quitártelo, es decir, pueden quitarte el producto de tu conocimiento, pero no pueden quitarte el producto de los procesos inteligibles que hiciste para poder llegar a él, que es lo que más importa, ¿no me crees? aprende lo que sea, hazlo bien, difunde ese producto, y pronto tendrás a alguien queriendo a hacer lo que tu haces de la manera en que tu la haces, lástima, para bien o para mal, eso todavía no se puede transmitir, por mucho que quieras (o que otros quieran). Todavía no hay peligro (ya cuando inventen la extracción de habilidades de tu cerebro por medio de ondas psicoquinéticas o algo así, entonces ya valiste madre, pero hasta que eso no suceda, no hay de que preocuparse).

La gratificación de descubrir personas con talento (tanto o más que el tuyo) es de los pocos placeres que puedo decirte existen en esta vida, es una explosión cósmica. Desgraciadamente lo que suceda después no está asegurado, pero cualquiera que sea el resultado, no te lo tomes tan en serio, recuerda nuevamente lo de que somos humanos y esas cosas y que en realidad, no tienes mucha injerencia en la vida de otros humanos (realmente).

Inspira a otros.

Esta es una de las instrucciones que no estás obligado a seguir, pero que, si lo haces, sentirás que tu vida adquiere otra capa de significado, no me detendré mucho en esta, por lo opcional en sí, y por la gran satisfacción que envuelve y que solo vale la pena si lo descubres por ti mism@.

Aprende a decir “NO”

En sociedades como la nuestra, estamos tremendamente jodidos por no desarrollar esta pequeña habilidad, la de poder decir “NO” en el momento justo. Otras culturas no tienen problemas en decirlo, y como no tienen problema en decirlo, tampoco tienen problema en escucharlo. NO todo tiene que ser a huevo, y NO todo tiene que ser como te dicen que tiene que ser, piensa, razona y cuestiona todo las veces que sean necesarias hasta que tu mente y espíritu estén en paz. Sé que esto suena a discurso de auto superación y “coaching de vida”, pero nel, ni madres, es justo lo que tienes que hacer, identificar el momento justo para decir que no. El momento justo para ahorrarte problemas futuros que los demás no valoran cuando terminas por resolver.

Se agradecido y leal con las personas correctas.

Te he dicho que te mantengas alerta de otros, sin embargo, también uno debe aprender a ser agradecido con quienes te ayudan. Dedica un buen tiempo de tu vida a cultivar la lealtad hacia otros, y hagas lo que hagas, no confundas las cosas. Debes ser leal y agradecido no por los hechos, sino por las actitudes, (de la misma forma que debes retirar esas cualidades por esos dos criterios), “honra a cada quien según su rango, y deja que se avergüence si no lo merece”, o algo así, no te dejes guiar por la tentación de intercambiar favores (más en culturas como la mexicana), no tienes que besar las botas de nadie, ni despreciar a alguien solo porque los demás lo hacen, busca la verdad por tus propios medios y siempre trata de ser integral, los humanos somos como las cebollas y estamos hechos de muchas capas, no todas son bonitas, y no siempre podremos decidir correctamente, pero a eso venimos y es el precio que tenemos que pagar, entre más pronto lo aceptes, más pronto lograrás (lo más que puedas) alcanzar la paz.

Vuelve a darle valor a las palabras.

Mientras más creces, empezarás a tomarte algunas cosas más en serio, incluso, tu mismo le darás más peso a elementos que antes no te lo parecían, uno de ellos es el uso de las palabras.

Amor, compromiso, lealtad, amistad, honestidad, entre otras, son palabras que ya no te tomas a la ligera, ya no las usas a diestra y siniestra, ni permites que otros las enuncien tan irresponsablemente. La razón es porque sabes que su significado se va desgastando entre más fácil fluyen de la boca de personas que solo buscan quedar bien.

Aprendes a valorar más en qué empeñas tu palabra sin necesidad de estar comprometido legalmente, aprendes a ser más honesto con las expectativas que te formas, y que se forman los demás, aprendes a hacer ese “double check” o acuse de recibo sobre si tu mensaje fue recibido tal cual lo enviaste porque no quieres malos entendidos, en fin, mientras pasa el tiempo, le vas dando importancia a detalles que no por ser pequeños dejan de ser reveladores, la forma de saludar, las veces que te buscan para resolver un problema, la falta de conocimiento de las personas, las actitudes etc…

Si vas a ver a tus amigos, asegúrate de decirlo sí y sólo sí tienes altas probabilidades de hacerlo, por favor, no mientas por convivir, en los últimos tiempos eso se ha vuelto demasiado fácil, tanto de fingir, como de descubrir, evítate la pena de perder credibilidad, y el cariño de quienes realmente te aprecian, recuerda “Tanto va el cántaro al agua, hasta que se rompe”.

Ama y disfruta a la familia.

Al menos a la nuclear, o más cercana, que deberían ser tus padres y hermanos, el ser humano es un ente social como dicen por ahí, y no hay mejor (o peor) sociedad que la familia (la muestra del universo). Amar no siempre es aceptar, conceder o renegar. Pero el tiempo es corto en la escala humana, y todos terminamos por extinguirnos. Di lo que tengas que decir, evaluando tus palabras, si vas a decir algo relevante (bueno o malo), tómate el tiempo de escogerlas. Perdona. Y una vez más, todos somos humanos.

En este apartado irían más cosas, pero no terminaría el post. Solo ama siempre que puedas.

Busca la justicia.

Siempre que puedas, y en cada situación, desde la más simple hasta la más complicada, siempre trata de ser justo, es cabronamente difícil, pero puedes empezar por ser empático, así al menos, te obligarás a ser lo más objetivo posible (dentro de tus posibilidades claro está). Siempre intenta colocarte ante cada decisión imaginando los escenarios posibles. No siempre lo lograrás, pero al menos, harás lo que la mayoría no hace.

Quema los puentes.

Desgraciadamente nuestra condición de humanos frecuentemente nos lleva a caer en la displicencia y zona de confort, por eso, y a riesgo de fomentar la piromanía, quema los puentes siempre que sea necesario, a veces es lo que hace falta para que otros tomen consciencia de las situaciones, solo cuando estamos ante situaciones críticas nos obligamos a tomar decisiones que hemos postergado con anterioridad. Recuerda, toda crisis es también una oportunidad, pero una vez más, no le juegues al vergas, y ten a la mano una pipa por si los humanos no apagan a tiempo el incendio. No te dispares en el pie.

Aprende que no vas a aprender nada. Pero no hay examen final en esta escuela. Ni calificaciones, ni graduación, ni reunión de exalumnos, gracias a Dios. Felices treinta, viejo. Bienvenido al resto de tu vida.

Aunque en la peli es bien bonita esta última, la neta es que en la realidad no es del todo cierta. Aprende a aprender, no asumas, no des nada por hecho, y trata de siempre ser neutral hasta que los hechos te indiquen hacia donde ir, y aún en ese caso, siempre mantén encendida la llama de la duda.

Escribe un Blog.

La última, jajaja, es de las experiencias más constructivas -sic- y liberadoras -sic- que uno puede tener, no importa si es un espacio virtual o un cuaderno viejo, después de todo es parte de tu legado al universo, la síntesis de eventos de los que has aprendido a lo largo de tu vida (y de los que no, también).

Creo que eso es todo de momento, seguramente se me escaparon varias más, pero ya es tarde y creo que con eso basta.

Hasta la siguiente década (o lustro xD).

Feliz, aniversario de existencia Kike. Falta mucho por hacer, y por divertirse.

Amen.se.

Pd. Mil disculpas si hay errores de ortografía, pero ya es noche y pues… X.

Pd 2. Un año más, “El unverso sobre mi”.

Saber mucho de muchas cosas…

Recuerdo uno de los tantos días de cuando caminaba por los pasillos de Ciencias (en honor a la verdad, y viéndolo a la distancia, literal eso hacía, estudiar pues… creo que en ese entonces no se me daba), platicando con Mauricio entre el Tlahuizcalpan y el Prometeo,  (no lo sabe, pero sigue siendo una inspiración para mi, y nunca olvidaré su apoyo incondicional, aunque ya no sepa nada de él) me contaba sobre “los olímpicos”, no, no los juegos olímpicos, sino humanitos  excepcionales que en su mayoría provenían de Escuelas Preparatorias de la UNAM (y uno o dos de CCHs), eminencias en el campo de las ciencias, (bueno, también eran como una clase superior, porque así eran adiestrados y digo adiestrados, porque eran brillantes en ciencias pero un tanto “limitados” para relacionarse con el resto de los humanos, al menos por lo que pude darme cuenta intercambiando algunas palabras con dos de ellos).

En ciencias, es extremadamente fácil empezar a hablar sobre tu comida, y terminar con una discusión sobre temas cabrones de física, matemáticas o lo que pinches se te ocurra que te cueste un huevo y la mitad del otro entender, aunque, a decir verdad, es toda una experiencia de vida.

Por lo general, siempre teníamos algunos minutos (u horas) entre clases, sobre todo Gerardo y yo, que teníamos un horario de muerte con muchas horas ahorcadas, todo porque renunciamos a algunas materias para “no ir tan mal” –creo que al final eso no fue tan buena idea, pero nos dimos cuenta demasiado tarde-. Gerardo estaba igual que yo, éramos un par de extraños en esa comunidad, nuestras habilidades no eran precisamente “brillantes” y algún tiempo después, cuando ya me había ido a Administración, me enteré que él se había ido a estudiar Medicina a la UAM, espero que ahora le vaya muy bien.

“Saber muchas cosas de muchas cosas”, fue la respuesta de Mau, cuando los tres nos preguntábamos que es lo que queríamos hacer de nuestras vidas en esos momentos difíciles (obviamente, no para Mauricio). Tomé esa respuesta con un poco de indiferencia, como si fuera por compromiso que él lo decía, ahora creo que a pesar de que me considero un buen amigo, me faltó muchísima empatía con Mauricio, o no tanta, después de todo, por algo no me dejó renunciar cuando 10 veces al día yo me repetía que ese no era mi camino.

Hoy, me doy cuenta de que en algún momento elegí el mismo camino que Mauricio inconscientemente, lamento no haber sido un mejor amigo y dejar que las creencias políticas nos distanciaran aún más, pero jamás lamentaré los pocos meses en que conté con su amistad. De vez en vez, me preguntan “¿Cómo sabes tantas cosas?”, a lo que únicamente atino a contestar “no lo sé, solo las sé” mientras pienso en aquella respuesta de Mauricio. “Saber muchas cosas de muchas cosas”.

Por él conocí a “Les Luthiers”, con “La gallina dijo eureka”

De apoyo y de a huevo…

En las últimas semanas, me he reconocido más alerta, y, aunque bien podría definir algunas situaciones como peligrosas, lo cierto es que en el fondo, no me preocupan, sino que me ocupan.

Los que me conocen, saben que de vez en vez, tiendo a adoptar un estado letárgico en donde todo permanece tranquilo, ideas, actitudes, emociones, razones, sentires, en fin, como que se me va el chiste pues, y personas como yo, que necesitamos mantener ocupadas nuestras mentes no solemos controlar muy bien la incertidumbre, (salvo en los casos en que asumamos una seguridad –real o simulada-, en donde entonces sí, nos divierte ser políticamente incorrectos).

Lo siento, así soy, eso es “mi chiste” y ojo, no es para nada soberbia o pedantería,  es que intento ser claro con las personas “en eso sí soy irreductible” (como diría Oliverio Girondo), ¿para que perder el tiempo en simulaciones si podemos evitarlo con ser honestos definiendo y comunicando las expectativas que tenemos?

Hoy, mientras veía una muy mala (¿secuela?) de “El día de la independencia” por un momento m mente voló hacia el pasado, para revivir un fragmento de una clase con el maestro Gerardo Domínguez (de los primeros libre pensadores que tuve la fortuna de tener en mi camino, el otro fue Raúl Irigoyen (Química/Física) y Roberto –mta, en este momento no recuerdo su apellido (inglés)-, todos ellos, buenos lifehackers).

En ese fragmento (y gracias a su habilidad y creatividad para crear historias), nos hablaba de una pollería nueva en el mercado de la colonia (obviamente con el tiempo aprendes a que todo es ficción, pero que el mensaje es real), esta pollería acababa de inaugurarse con todo lo que se acostumbraba hacer, ya saben, poner un par de bocinas, algunos globos, buenos precios, y lo principal, la mercancía de primera para ir haciéndose de clientela.

En cierto momento del día y para seguir incentivando el consumo y difusión del negocio, se empezaron a formar dos filas, como se forman las filas normalmente, el tercero formado ya no sabe a ciencia cierta para qué está ahí.

Por un lado, estaba una fila bien definida (de esas que son típicas de las escuelas, los lunes a la hora de los honores, cuando el maestro pasa con autoridad desbordante a vigilar que todos estén alineados al milímetro), por lo que se podía ver desde atrás todas las personas permanecían alineadas y en silencio esperando su turno. Eso sí, no sin dejar pasar la oportunidad de echarle bronca a quien se intentara meter en la fila saltándose “el destino manifiesto” de ir un lugar por delante de los otros, los méritos, o sea haber llegado primero, y ser “el que sigue” en la línea. Lo más probable es que ninguna de las personas en esa fila sabía exactamente para que estaba ahí, y obviamente era impensable romper el esquema para cuestionarse si estaban en la fila correcta. ¿Les ha pasado?

Por otro lado, existía otra fila, no tan bien definida como la primera, en donde al parecer, todos los miembros se conocían de una forma muy peculiar, y casualmente, cada nueva persona que se sumaba, conocía a alguien en la fila, no importando mucho el lugar, incluso se les veía salirse por un momento de la fila para saludarse muy amablemente sin que pareciera representarles ningún peligro de que alguien más les “agandallara” el lugar. En esta fila, sin embargo, el tiempo de avance era menor que en la primera, después de todo, ¿Quién puede disfrutar estar más tiempo esperando de pie en una fila? ¿Acaso estaban locos? nadie normal podría hacer eso sin chistar.

A medida que pasaba la mañana, ambas filas fueron haciéndose menos densas,  hasta que se alcanzó a ver el principio, se podía ver el mostrador de la pollería. Si logró atraer a tanta gente, debe ser por algo.

Como no tenía ninguna expectativa, ni información al respecto, se acercó como pudo al mostrador y se quedó sorprendida, todas las personas que llegaban al frente de ambas filas, terminaban con un producto distinto, pero extrañamente, todas salían felices, lo que no podía creer, y más aún, cuando era obvia la diferencia, dos productos tan distintos, no podrían generar la satisfacción ciega y más si cada persona podía ver lo que recibía el de la otra fila. No, algo estaba mal.

Por un lado, cada persona en la fila que avanzaba lentamente salía feliz con un pollo entero de esos que parecen salidos de un comercial. Del otro lado, cada uno de los que llegaban al mostrador, recibía un huevo, al que por 10 pesos más le incluían un kit para que pudiera cuidarlo y tener la posibilidad de verlo convertirse en un polluelo.

La señora, muy inquietada, esperó a que el dueño tuviera un espacio libre para poder preguntarle sobre qué es lo que estaba sucediendo, verdaderamente no entendía la situación, no parecía haber nadie descontento. Al fin, el dueño se hizo un espacio y atendió a la señora.

-Sí, dígame, ¿en qué la puedo ayudar?

-Francamente, podría ayudarme a tratar de entender por qué hay dos filas, y todos parecen irse satisfechos.

-Con gusto le explico. Las personas que están formadas en la fila que avanza más rápido, no vienen a comprar lo que vendemos, y tampoco les interesa saber realmente qué es lo que están comprando y eso siempre tiene un precio, que en este caso es de 10 pesos. La probabilidad de que vuelvan mañana para comprar pollo es casi nula.

-Por otro lado, las personas que están formadas en la fila que avanza más lentamente, se llevan de regalo un pollo completo. La razón de que avance más lentamente es que, limpiar un pollo es una tarea que lleva un poco de tiempo y solo quienes vienen con la intención de comprar lo que vendemos entienden y saben esperar con paciencia un producto de calidad, con una probabilidad muy alta de que vengan mañana a comprar pollo.

-¿Pero a caso usted no pierde dinero con la mercancía que regala?

-Sí, eso es lo que podría parecerle a usted, pero solo es su percepción, no el hecho.

-Sigo sin entender, al final, creo que usted va a terminar perdiendo dinero por regalar su producto, y no va a durar mucho tiempo antes de que tenga que cerrar su negocio.

-Es un riesgo evidentemente que eso pueda suceder, sin embargo, cualquier inversión es poca, para darme cuenta de quienes pueden convertirse en clientes y quienes no, quienes vienen “de Apoyo” y quienes vienen “de a huevo”.

Pum! desde entonces se me quedó grabada esa clase, sobre todo porque es muy poco frecuente que te encuentres con hacks tan significativos y útiles  cuando vas en la secundaria, que te vienen a la mente 18 años después mientras ves una mala película gringa en el cine.

Todo mundo sabe que las probabilidades de que nazca un polluelo de un huevo no fertilizado son, pues… lo saben ¿no?.

101 en 1001

En una de las recientes pláticas de madrugada por Telegram con @MissUva, me contó sobre este reto, hacer 101 cosas en 1001 días, ¿y qué creen? sí, vamos a entrarle.

Ya está escrito, solo falta elegir las 101 cosas (aprovecharé este post para ir actualizando la lista –Roma no se construyó en un día, igual y me tardo dos para elegir mis 101 cosas por hacer- jajaja).

¿Listos? a empezar.

Igual y alguien más se anima a hacer su lista, o a sumarse a algún punto de la mía.

Actualización (21/06/16).- He pensado que para hacer más sustantiva la lista y a fin de documentar mejor tanto los éxitos (o fracasos) como avances de cada una, haré un post para cada una de ellas, así creo que será más productivo el reto.

#

Actividad/Hito/Meta/Objetivo/Logro/Cosa/Habilidad

Estatus

1 Vivir solo (sí, hice trampa, pero cuenta Lengua fuera) Completado 09/05/2016
2 Empezar – Terminar la maestría (también, un poco de trampa)
Obtener el grado de Maestro  (gracias a Edith, por la observación completamente pertinente)
Maestría Completada, esperando el grado.

Obtención de grado. 04/05/2017

3 Aprender a patinar No iniciado
4 Viaje a Escandinavia Planeación
5 Llegar al nivel 16 de #Ingress En progreso
31/10/2016 Nivel 13
14/02/2017
Nivel 14
6 Diseñar y visitar la ruta de Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, Luis Barragán y documentar el recorrido en fotografías. No iniciado
7 Grabar y/o editar un cortometraje sobre Chapultepec No iniciado
8 Hacer foto mural con las “mejores” fotos que he tomado para decorar el depa Planeación
9 Recorrido por Chiapas (I) Completado 14/05/2016
10 Recorrido por la Huasteca Potosina (again) Planeación
11 Sesión fotográfica del espacio escultórico de la UNAM No iniciado
12 Escribir al menos dos veces a la semana en el blog por los próximos 1001 días.  (ouch, esta va a estar pesada) En progreso
13 Saltar en paracaídas No iniciado
14 Estudiar otra licenciatura, ingeniería en sistemas. No iniciado
15 Clases de inglés. No iniciado
16 Visitar al menos 100 museos En progreso
17 Aprender a pintar en Acuarela No iniciado
18 Escribir al menos 2 veces a la semana en Yo Administrador Planeación
19 Tener una sesión fotográfica al mes (al menos) sobre cualquier tema/lugar. Planeación
20 Curso de Noruego para principiantes (A1-A2) Completado 27/10/2016
21 Iniciar la biblioteca del depa, leyendo libro por libro que se vaya agregando. Planeación (Falta el librero)
22 Construir una máquina fresadora CNC No iniciado
23 Levantarme más temprano, digamos antes de las 7:00 am En progreso
24 Asistir al menos a 1 obra de teatro al mes (mínimo 6 meses) No iniciado
25 Armar mi propio compendio de recetas (dominadas por mi obviamente) No iniciado
26 Aprender soldadura de arco eléctrico No iniciado
27 Retomar el proyecto de Material didáctico de licenciatura, para la automatización de evaluación de proyectos financieros. No iniciado
28 Intentar escribir un artículo de divulgación, y enviarlo a la revista “Emprendedores”, abonaría por si decido ir por el doctorado. No iniciado
29 Terminar en el top 50 del Reto IBM – FitBit Completado 31/10/2016, objetivo no alcanzado Posición final 76
30 Subir al Tepozteco y sesión de fotos No iniciado
31 Intentar grabar documental de Oaxtepec y su “época de oro” No iniciado
32 Leer al menos 50 libros En progreso
33 Viajar en “El Chepe” de Chihuahua a los Mochis o al revés. No iniciado
34 Fabricar una máquina de rube goldberg No iniciado
35 Visitar Monterrey Completado 15/12/2016
36 Aprender a programar en algún lenguaje como Javascript o lo que sea, pero yaaa xD No iniciado
37 Aprender 2 oficios En progreso
38 Realizar al menos 10 DYI de instructables.com (0/10) No iniciado
39 Certificarme al menos en el IELTS No iniciado
40 Llegar al menos al 90% en duolingo En progreso
41 Ir a un concierto de Wintergatan (idealmente cuando vengan a México) No iniciado
42 Desarrollar sistema de riego con Arduino. En progreso
43 Construir una MPCNC y armar un micro negocio con ella. Planeación
44 Construir una máquina de canicas (de esas que suben hacen pirueta y media y vuelven a subir) Planeación
45 Disfrazarme de Vikingo para día de muertos. No iniciado
46 Establecer un fondo de emergencias de 3 meses En progreso
47 Construir una alcancía kinética para la colección de monedas de 10 (y seguir ahorrándolas) No iniciado
48 Utilizar por fin, mi dominio para montar un blog o algo más profesional. No iniciado
49 Hacer un roadtrip por los estados vecinos No iniciado
50 Terminar mi lista de 101 cosas En progreso
51 Inspirar a alguien a escribir su propia lista de 101 en 1001 En progreso
52 Comenzar 5 tradiciones No iniciado
53 Retomar el tracking de gastos y presupuesto de Registro Contable, hasta que termine el 101 en 1001 En progreso
54 Dar una clase de lo que sea No iniciado
55 Cambiar de trabajo No iniciado
56 Tomar curso de fotografía (formalmente) No iniciado
57 Ir a una excursión de fotografía nocturna/astronómica No iniciado
58 Certificarme en Foundations ITIL V3 En progreso
59 Conocer las Lagunas de Zempoala Completado 15/07/2017
60    
61    
62    
63    
64    
65    
66    
67    
68    
69    
70    
71    
72    
73    
74    
75    
76    
77    
78    
79    
80    
81    
82    
83    
84    
85    
86    
87    
88    
89    
90    
91    
92    
93    
94    
95    
96    
97    
98    
99    
100    
101 Dejarte Ir. En progreso

Viviana…

¿Se acuerdan de la escena de Interestelar en la que en un momento el personaje de Anne Hathaway (Amelia) mira por la ventana de la nave mientras están cruzando el agujero de gusano y de repente ve a Cooper al otro lado? pues hoy me sentí un poco así.

Mientras me deshacía de un par de carpetas que estaban olvidadas en mi lugar (en la oficina), las mismas que un día dije que iba a revisar para ver que tanto tenían, pude ver a Viviana.

Es increíble lo que puedes conocer de una persona tan solo con observar el resultado de su trabajo (o al menos una parte tangible de él). La forma tan meticulosa para crear documentos que sirvieran para dar una estructura a algo que aparentemente la necesitaba, la atención a los detalles, la empatía para con el usuario final, el esfuerzo de reunir información que no estaba escrita en ningún lado y que era necesaria recolectar en un solo lugar de consulta.

Me vi a mi, con mis archivos de preguntas frecuentes y vi lo que estaba haciendo, destruir necesariamente (por obsolescencia) ese esfuerzo, que más que ser una serie de documentos físicos, significaban un esfuerzo por ser parte de algo, por construir.

Pensé por unos momentos en lo triste que sería que en unos años, lo que hago hoy tuviera el mismo destino (bueno, ya no hay soporte en papel, así que igual quien lo destruyera no se daría cuenta de lo que estaría borrando, haciendo menos dramático el hecho). Pensé en un arrebato por dejar de construir archivos de tutoriales y documentos electrónicos de referencia, porque el conocimiento no sirve de nada si no se transmite, si nadie lo lee, si a nadie le importa. Sentí culpa por estar destruyendo una especie de legado.

Mientras la máquina trituradora descansaba de picar papel por sobrecalentamiento, encontré una idea que me liberó de esa culpa y me alentó a seguir con la destrucción, y es que. El legado de Viviana, no quedó en esos documentos, porque la sabiduría (que no información), no se puede plasmar en una hoja de papel, es un proceso por el que cada uno tiene que transitar y cuyos resultados como toda actividad intelectual, varían de persona a persona. Así, yo podría destruir miles de hojas hechas por ella, pero nunca podría destruir las sinapsis que creó para poder materializar todos esos manuales y demás documentos.

Lo esencial es invisible a los ojos.

-El principito

Y me dejé de ideas absurdas sobre no compartir lo que sé, después de todo, el conocimiento es el único bien que crece mientras más se comparte.

El conocimiento se adquiere por medio del estudio, la sabiduría, por medio de la observación.(Marilyn Vos Savant)

Parece que vamos por el camino correcto.

Lift off.

Nunca es tarde para emprender nuevos caminos, porque la vida no es una competencia es una caminata por el mundo, a tu ritmo, tu decides que paisajes te detienes a ver, con que personas te detienes a conversar/admirar/ayudar/aprender etc…

Nuevas páginas se han de escribir a partir de hoy, asumiendo nuevas responsabilidades y dibujando nuevos horizontes, gracias a los que han mostrado su apoyo pese a la incertidumbre, gracias también a los que mantuvieron su posición crítica para las probabilidades de que me quedara en el intento, en verdad hay mucho por aprender y es mejor hacerlo con los ojos bien abiertos.

Pero sobre todo gracias a mi madre y padre por la huella que han dejado en mi existencia, a mis hermanos y su buena vibra, que es lo que más añoraré.

Oficialmente #habemusdepa.

Que Odín se apiade de esta alma y le permita la entrada al Valhalla.

Lift off.