Ficciones corporativas.

La imagen puede contener: 4 personas
El Tío Charly, me pidió una foto y no pude decirle que no.
No importan las fotos, sino los aprendizajes que te dejan, la humildad es un bien escaso entre tanto poder y riqueza, si puedes inspirar, empatizar, compartir una misión (y visión), ser un líder legítimo, lograr que confíen en tí, y como un plus, que te tengan cariño, eso no se logra maquillando la realidad.
Lo demás, es soberbia y vanidad.
La organización la hacen todos, desde arriba hasta abajo, y cada uno merece respeto de y para la institución. Un líder no necesita que le repitan que todo está bien, necesita ver la realidad (aunque esa realidad no le guste).
El compromiso, donde es clave, en colaborar con la institución para cambiar la realidad, no para maquillarla.

 

Anuncios

#asínopuedotrabajar

Advertencia: Sí, todavía no tengo hijos, escribo desde esta posición, así que advertidos están. (Y hay mucha más gente que no los tiene).
Papás y mamás!!! de verdad, denle prioridad a saber si sus hijos tienen déficit de atención, trátenlos! luego ellos crecen y viven sin saberlo. Eso no es lo peor, entran a trabajar y quieren que les guardemos el secreto.
 
No, no los consientan, no sean sus amigos, no los sobre protejan, solo tienen que educarlos, al menos como los educaron a ustedes (si no salieron tan mal), es en serio.
El Mundo está mal, pero se pondrá peor, y lo que menos necesitamos son personas que no ayuden a los demás a mejorarlo. Sé que nadie nace sabiendo como ser padre o madre, pero de verdad confíen en su sentido común, estoy seguro que los guiará, busquen dejarle al mundo mejores personas que las que hoy tenemos, porque de verdad, sin ellas, estamos acabados.
Inculquen curiosidad, pasión, colaboración, observación, déjenlos que se enfrenten a la realidad (no es un cliché, pero déjenlos que se caigan, para que puedan levantarse).
Hagan lo posible, para que esos niñ@s de hoy, sean personas que se hagan las mejores preguntas respecto a su realidad, no que estén esperando a que todo suceda (en el mejor de los casos, cuando saben que quieren que suceda).
Qué impotencia y frustración es no poder contar con personas que no han desarrollado las aptitudes y que no les interesa hacerlo.
Siempre he estado abierto a enseñar todo lo que sé, y colaborar a encontrar lo que no sé. Pero ya no puedo más con dos compañeros.
Papás, mamás. Si este post hiere susceptibilidades, me disculpo, pero solo les pido una cosa, hagan un pequeño ejercicio de reflexión, no somos eternos, y como dije antes, tratemos de dejarle mejores personas a este mundo, por lo que les dure.
Sería bueno leer sus comentarios, tanto si son positivos, como negativos. Pero creo que es necesario el debate.
Pd. Lo del TDA, obviamente no lo digo en serio, he visto casos en que eso no es un impedimento para que las personas sean sobresalientes…
día de PH.
bytes.

“The Circle”

De vez en cuando, tenemos películas como esta en la que revivimos nuestros miedos sobre el uso y el abuso de la tecnología.

La preocupación por la privacidad, las regulaciones y su protección ha ido en aumento, al igual que las batallas entre las compañías que creen que los datos, (todo tipo, para ser más exactos Big Data) deben ser indexados sin ninguna restricción en pro de un bien superior. Los argumentos que usan no son ilógicos y de hecho si se analizan, son bastante convincentes, indexar y tener acceso a TODA la información existente en el mundo (no sólo la que producimos los humanos) podría servir para resolver problemas actuales y futuros, incrementar la calidad de vida, hacer un mejor uso de los recursos del planeta, en fin, el límite es la imaginación. Y precisamente estos argumentos están empujando muy fuerte cabildeos para tener el camino libre hacia un mundo sin fronteras, en donde la información esté disponible para cualquiera.

Este es el argumento de “The Circle”, una película que viene a intentar al menos, hacernos reflexionar sobre si debemos seguir en la línea del progreso con el acelerador a fondo y con el fin justificando los medios, o si por el contrario, debemos replantearnos ese progreso, para el que quizá aún no estamos preparados socialmente.

En la película podemos encontrar referencias bastante fuertes a algunas empresas como Google e IBM, que en la actualidad están compitiendo por esos datos y las legislaciones globales y locales, vamos, que ya sabíamos que la misión de Google era precisamente, indexar todo el conocimiento humano, esa misión que hace más de dos décadas, nos parecía un chiste, hoy se está materializando gracias al poder tecnológico de procesamiento, almacenamiento y conectividad. Y que decir de IBM, que desde que derrotó a Kasparov, preocupó a más de uno, por la posibilidad de que su inteligencia artificial pudiera suponer un riesgo real. Ahora tenemos a más actores, como Facebook, o Amazon, entre otros, que gracias al poder tecnológico han amasado un poder económico y político importante, estas empresas, por fin han entendido que si quieren expandir sus límites, la sociedad puede ser un obstáculo, por lo que hay que moldearla para esos fines, por las buenas, o por las malas.

Es un hecho que somos fácilmente influenciables por el futuro, sin embargo, no estaría demás regresar a ciertas bases, aferrarnos a algunos comportamientos y valores sociales que precisamente nos han traído a lo que hoy somos, cooperación, humildad, confianza, privacidad, justicia, entre muchos más.

Cierro con decir, que la tecnología como cualquier creación del hombre, no tiene una característica positiva o negativa en sí misma, sino que, es el uso que hacemos de ella, lo que determina su capacidad para ayudarnos o perjudicarnos.

Después de ver la película (que tampoco es la mejor que se haya hecho),  puede que quede una sensación de paranoia que desaparecerá en algunos minutos u horas, lo que sí es un hecho es que en la realidad, no nos estamos preparando para tener un debate (más pronto que tarde), de alto nivel sobre las implicaciones REALES (que no virtuales, o imaginarias) que tendremos en los años por venir, pensar que dejamos en el pasado los grandes dilemas éticos, morales y filosóficos, es ingenuo, pronto, nos daremos cuenta, que PENSAR, es la única actividad humana que no podemos, ni debemos delegar, y que es una responsabilidad que todos debemos ejercer.

Y no, la vida no será más fácil.

Las referencias a Google, es por el Google Plex y la forma de trabajo presentada en la película.

Las referencias a IBM, “los viernes de sueños” analítica e Internet de las Cosas.

Entre otras más.

Quédate con lo esencial.

Si logras encontrar lo esencial, quédate con eso, es difícil porque uno va por la vida siguiendo destellos que te deslumbran.

Es nuestra naturaleza, pero como lo dijo Cooper, “somos exploradores, pioneros, no cuidadores”. Y para seguir adelante hay que viajar ligero.

Porque “es la tercera ley de Newton, para avanzar hay que dejar algo atrás”.

Level Up.

Gracias por todo.

Cambiar, por las razones equivocadas.

¿Que tan inmutables somos?

Esa es otra más de las dualidades del día a día. Por lo general, nos sentimos muy orgullosos de ser siempre nosotros mismos, de creer que somos lo que somos y no vamos a cambiar por nada ni nadie, admitámoslo, nos encanta llenarnos de esa pequeña dosis de soberbia y autoengaño. Otras veces, también nos llenamos la boca diciéndonos que por el contrario, nosotros sabemos adaptarnos y cambiar conforme las situaciones se presenten, porque también nos encanta creernos súper maduros como para alejarnos de nuestros deseos e impulsos básicos, así pasan nuestros días, entre el ir y venir de un extremo a otro, aunque podría apostar a que cada uno tiene su lado favorito.

Como todo humano, te he juzgado por no estar de este lado, aquí, conmigo, apoyándome, en mi favor y no en mi contra, incluso cuando he estado del lado incorrecto, siempre he preferido que estés aquí y no del otro lado, tu y yo sabemos que no soy tan bueno lidiando con conflictos existenciales, porque tiendo a profundizar mucho en ellos, soy, como una estrella que se acerca a un agujero negro, entre más se acerca, más velocidad alcanza lo que la acerca más, y tu, eres mi agujero negro. Entre más me acerco a ti, entre más intento entenderte, más me atrapas, más me llevas a tu horizonte de eventos, de donde nadie ha regresado.

Comienzo a pensar que no tengo remedio ni salvación, que todo está perdido. Que es mejor matar toda esperanza quemando las naves, aunque siempre quede el ¿Y si hubiera…?

Desde que nos conocimos, te consideré una de las pocas curiosidades en mi vida, tu afán de explotar para desatar tu brillo, de fusionar toda tu energía para producir un solo destello… En cambio yo, yo no sé ni quién soy, me gusta creer que soy un observador del universo, sus peligros y milagros.

Esta sensación de haber perdido la curiosidad, de saber lo que pasará (aunque nadie pueda saberlo). Me tiene en un estado en el que no me gusta estar. Y el resto del mundo, tampoco pone de su parte.

Quiero que regrese, la que ya no eres.

¿Cambiar? sí, claro, lo celebraría, si no lo hicieras por las razones equivocadas, para satisfacer a las personas equivocadas.

Un día me dijiste que no querías verte a los 35, preguntándote ¿cómo habría sido si hubieras hecho todo lo que habías querido?, pues bien, cada uno tiene sus miedos y el mío, es haber perdido mi tiempo con las personas equivocadas, porque no somos más que las relaciones que construimos, aunque eso signifique hacerlo sobre las ruinas de las que destruimos.

Todos deberíamos tener una etiqueta que diga “frágil, manéjese con cuidado.”

Entre millenials te veas.

Hace un par de días, (para ser exactos el miércoles), IBM realizó un panel con algunos chavos “emprendedores” de nuestra generación ochentera, conocida mejor como “Millenial”. No supe bien si fue en Santa Fe o en GDL o vaya a saber donde, pero me encontré con la transmisión en vivo y decidí seguirla, honestamente me apasiona mucho el tema, porque creo que en nuestro país en particular, la imagen que se tiene de nuestra generación es mucho peor de la que tiene el resto del mundo.

Así pues, el panel, lo moderó Eduardo Sarmiento (no, no nada tiene que ver con ese Sarmiento de la televisión), dicho sea de paso, es una persona que admiro aunque no me gustaría trabajar directamente para él, o tal vez sí… Eduardo es una persona que al parecer se ha adaptado bien a los cambios organizacionales y que además, tiene una profunda visión de como tiene que ser el big blue del mañana, (no, si el problema no son los ejecutivos de las corporaciones, sino vaya usted a saber en que nivel se pierde esa motivación por trascender, y se la sustituyen a los empleados, por solo tener un trabajo y dinero). Pero bueno, ese será otro post.

Como decía, invitaron a 4 representantes de la generación “Millenial”, dos mujeres, dos hombres, al parecer todos eran emprendedores, y obviamente, como IBM lo organizó, pues me atrevería a decir que ninguno de ellos pisó jamás una escuela pública (no, no es que les tenga tirria por eso, sino porque les falta un baño de realidad nacional), chavos bien que tuvieron todo el apoyo de sus círculos familiares y sociales para “emprender” y que de alguna manera encontraron sus nichos de mercado (subrayo, nichos, porque es difícil sostener el éxito cuando das el salto de emprendedor a empresario, que no es lo mismo).

Mientras se desarrollaba el panel, en temas de comercio electrónico, experiencia de usuario, redes sociales, analíticas y, obvio, Watson, me iba dando cuenta de lo mal que estamos como individuos pertenecientes a esa generación, es decir, efectivamente, cuando escuchas hablar a estos especímenes, te das cuenta de que estás escuchando a sus egos, a la superficialidad, a todo el sinsentido que estamos orgullosos de estar creando, pero que nadie puede cuestionar, porque “ya crecimos, y tenemos dinero para gastar”, ¿y cómo usted estimado vendedor, va a llevarle la compra a una Lady o Lord, si son los que más dinero gastan o han gastado en sí mismos, y además quieren seguir gastando? pues no, ¿verdad?.

Realmente me decepcionó escuchar como esta “muestra” (que gracias a Odín, no es representativa), reducía todo a lo que se merecen, a lo que piden, a lo que ganan, a lo chingones que son para pasar el dedo por la tablet, de como juzgar si vales o no vales para ponerte en una portada de cualquier newsfeed de facebook, instragram, o un canal de youtube. NO MAMES!, ¿en serio?, ¿decir que te vale madre que Trump haya ganado las elecciones en EU? bueno, no es que a mi me importe mucho ese hecho, pero obviamente lo que sí me importa, es la afectación que ese hecho tiene en mi vida, y en la vida de todo el mundo, (porque por si no lo saben, nuestra generación también se distingue por reconocerse como ciudadanos del mundo, no solo de una nación), sí, estamos más preocupados por el cuidado del medio ambiente, pero que ese cuidado no se reduce a llevar una bolsa súper hipster al superama, sino a precisamente cambiar hábitos, como el de comprar ropa que solo te pondrás dos o tres veces en tiendas como Zara, o por qué no, en las implicaciones que tiene las grandes cantidades de desechos tecnológicos que siguen creciendo por nuestros tan amados gadgets.

Entre mil temas más, que, no es que yo me sienta todo un salvador del planeta, pero que sí creo, nosotros debemos ser totalmente más críticos, pero no solo con el resto del mundo (porque también se dieron el lujo de denostar a las otras generaciones), sino también debemos ser más críticos con nostros mismos, con colocar en nuestra conciencia cada cosa que hacemos y analizar la repercusión que nuestras acciones tendrán en los demás.

Desgraciadamente, en mi experiencia, hay un sector de “millenials” que se envuelve en la bandera de ser la generación salvadora del mundo, cuando no es y no será así, somos una generación más que ha habitado este planeta, una generación más que tiene el derecho de disfrutar de la vida, y la responsabilidad de construir un nivel más en la historia de la humanidad, sin duda, tenemos mil decisiones más difíciles que elegir el filtro que vamos a usar para la selfie en el starbucks que publicaremos en instagram #enserio #deverdad #TeRogamosSeñor #casivivos #yolo #totalmenteyo.

Estoy seguro que la humanidad está condenada a la extinción, pero también estoy seguro, que no será pronto, el universo no nos va a dejar ir tan facilmente.