Anoche soñé contigo…

Estábamos sentados en un parque, y de repente llegan un chico y una chica…

-Hola ¿estáis enamorados o algo asi?

-No, me lo tiene prohibido.

“Nuestros amantes”, una de esas pelis iberoamericanas que están hechas cual artesanía, la fotografía, el score, las actuaciones, los planos frescos y amplios… Que me hicieron recordar obras como “El lado oscuro del corazón” o “Tango”, puras dosis de drogas neuronales, ya saben, endorfinas, serotonina, y esos cócteles que nos dejan hechos unos auténticos idiotas disfrutando del viaje.

https://youtu.be/_ZEv_WayKb4

Anuncios

19 de Septiembre, otra vez.

No me tocó vivir el sismo de hace 32 años, 1985, pero con lo de hoy, puedo darme una idea de lo que debieron sentir cientos de miles de personas.

La preocupación por no saber en donde está ni en qué condiciones se encuentra algún familiar o amigo, solo puedo imaginarla, por unas horas pude sentir un poco, pero nada comparado seguramente a quienes hoy tienen que pasar la noche en la zozobra de no saber si volverán a ver a sus seres queridos.

Una vez más, la gente que siempre ha estado ahí, cuidando de los otros, que pocas veces se deja ver, pero permanece a la espera de situaciones como esta, en las que deban actuar, no nos defrauda.

Tengo demasiadas cosas en la cabeza, todas mezcladas sin poder plasmarlas como quisiera en este espacio.

Sólo espero, que con el amanecer, vengan más buenas noticias, y se disipe esto que a todos los que lo vivimos nos tiene en shock.

Gracias a todos los que han actuado, y perdón por quienes aún no tenemos claro que vamos hacer al respecto.

Demonios!

Crisis. Mi amado estado, Morelos, simplemente no puedo ver las imágenes de Jojutla, de Yaute, de Cuautla, Jona, en fin, no puedo. Acaban de borrarme algunos buenos recuerdos de un plumazo. Yeca y su iglesia dañada, ojalá que no haya pasado más en Tlayacapan, Oaxte, Axochiapan (donde fue el epicentro).

Pinche impotencia.

Blót XXXI – til árs ok friðar

“Felicidades por una vuelta más al sol”

-Héctor F.V.

Y es que, es cierto, estamos tan acostumbrados a ver nuestras vidas en una escala de medición tan básica como el tiempo tan lento en el sobrevivimos nuestra existencia (aunque sí, el tiempo sea relativo), que pocas veces nos ponemos a pensar en lo complejo precisamente de existir. Ahora sí que, “Tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio…”

Como cada año, hacemos un recuento de la existencia, aunque no necesariamente es estático ni excluyente de todos los anteriores, al contrario, la perspectiva del tiempo transcurrido hace que veamos los eventos y los cambios de manera distinta, porque al final, ninguno de nosotros sobrevive a él.

Lo más rescatable de este año, es el esfuerzo por intentar cerrar los 101 en 1001, (del que ya solo me quedan dos años, y no veo avances claros jaja), se ha vuelto un poco complicado, este año han cambiado varias cosas; Completé la maestría y en un par de semanas por fin recibiré el documento oficial para cerrar ese ciclo, con ánimos para iniciar otro, que honestamente me trae la cabeza hecha un caos porque aún no decido cuál es la dirección del nuevo proyecto académico, estoy entre estudiar una maestría “fácil” (aunque ninguna lo es, solo creo que son más o menos interesantes), tratar de buscar dar clases en la UNAM, o estudiar una maestría en el extranjero.

Por otro lado, el proyecto de la vida en solitario no fue del todo satisfactorio, aunque dejó muchos aprendizajes, desde los más básicos, hasta los más complejos, el principal es que a pesar de que tengo un gran talento para resolver mis problemas (creo, sí, con humildad de rigor), aspectos como la calidad y costo de vida en el DF, son bastante peores de lo que imaginé. También la clara necesidad de cerrar algunos temas con la familia que no quiero dejarlos abiertos, no porque no pueda, sino porque en el futuro estoy seguro que regresarían a hacerme polvo. Y por supuesto, los aprendizajes sobre planeación estratégica de que objetivos tiene uno en la vida, en parte, eso fue lo mejor. Aprender que lo que te hacen creer que es lo que quieres no es lo que quieres, simplemente no tiene precio. Y como está de moda en metodologías ágiles, mejor fallar fuerte y rápido que no hacerlo.

Ligado al punto anterior, está el darle una revisada al ejercicio de prospectiva que hice para una clase en la maestría, creo que sigue teniendo un peso importante y no caduca, solo es cuestión de actualizarlo, hacer planes para tener sólidas las bases del futuro, y contemplar los cambios que pueden suceder, obviamente, no compras ni aseguras el futuro, pero al menos tienes más claridad de lo que puedes o no puedes hacer bajo ciertos escenarios, en donde está tu punto de quiebre, y que sí o sí no puedes dejar al azar (y no, no estoy hablando como un “Don Kike”, sino que así es esto de ir creciendo, –creo-). Parte de lo que recuerdo del ejercicio, es que decía que cuando a uno le preguntan, en donde se ve en 10 años, se ve con atributos psicológicos y no con físicos, es decir, te ves exitoso, con una familia, o con un negocio, pero no te ves, más viejo, menos fuerte, más achacoso, aunque eso sí esté asegurado en mayor o menor medida.

En lo laboral, ha sido un año agridulce, a pesar de que estoy de acuerdo en que uno debe estar abierto a aprender, también creo que la mayoría de las veces, las organizaciones no lo hacen, obviamente eso las lleva a pagar altos costos para tratar de mantenerse en la cresta de la ola, aun queda mucho por ver, hace 5 años estaba seguro de que muchas cosas se podían cambiar, y era ingenuo obviamente, si pudiera mandarle un mensaje por Same Time al Kike de ese entonces, le diría, “Ni te desgastes, eso no sucederá”. Reenfocar esfuerzos, mmm, puede ser, en algunos casos, no darse por vencido no importa la resistencia que encuentres, amiga o enemiga. Pero sobre todo, dos cosas: 1.- Los resultados son o no son, y 2.- Solo es un trabajo, y en últimas fechas, tener esto bien claro me ha sido de gran ayuda. Al final, eres más inteligente que la empresa para la que trabajas.

En las relaciones, fue un año de entradas y salidas, es cierto que el tiempo también ayuda a no ciclarte con relaciones que no te dejan nada, ahora, creo que he cambiado un poco mi enfoque, antes pensaba que las cosas eran más de blancos y negros, hoy, a pesar de que en el fondo sigue siendo ese, creo que he desarrollado una aproximación más “indiferente” a eso, porque entiendes que la realidad no es gobernada por tus deseos, y que no puedes obligar a nadie, a irse, o a quedarse. Así pues, te vas concibiendo libre, libre de ser y estar con quien se te de la gana, en el momento que se te de la gana. Sin compromisos. Porque nadie está obligado a lo imposible.

Ya veremos que nos depara el nuevo año, pero ante la incertidumbre, lo mejor que puedo hacer es prepararme para cosas que aún no he pensando que me va a tocar resolver, en todos los ámbitos. Sí, obviamente da miedo (y mucho), pero no vamos a salir vivos de esta, así que a vencer ese miedo y disfrutar la vida.

Gracias por coincidir, conmigo, aunque parezca trivial, no lo es.

Motivación, tiempo y oportunidad de practicar.

 

til árs ok friðar

a.k.a. “Por un buen año, y paz”

Blót, me encantó el término vikingo Lengua fuera

Cambiar, por las razones equivocadas.

¿Que tan inmutables somos?

Esa es otra más de las dualidades del día a día. Por lo general, nos sentimos muy orgullosos de ser siempre nosotros mismos, de creer que somos lo que somos y no vamos a cambiar por nada ni nadie, admitámoslo, nos encanta llenarnos de esa pequeña dosis de soberbia y autoengaño. Otras veces, también nos llenamos la boca diciéndonos que por el contrario, nosotros sabemos adaptarnos y cambiar conforme las situaciones se presenten, porque también nos encanta creernos súper maduros como para alejarnos de nuestros deseos e impulsos básicos, así pasan nuestros días, entre el ir y venir de un extremo a otro, aunque podría apostar a que cada uno tiene su lado favorito.

Como todo humano, te he juzgado por no estar de este lado, aquí, conmigo, apoyándome, en mi favor y no en mi contra, incluso cuando he estado del lado incorrecto, siempre he preferido que estés aquí y no del otro lado, tu y yo sabemos que no soy tan bueno lidiando con conflictos existenciales, porque tiendo a profundizar mucho en ellos, soy, como una estrella que se acerca a un agujero negro, entre más se acerca, más velocidad alcanza lo que la acerca más, y tu, eres mi agujero negro. Entre más me acerco a ti, entre más intento entenderte, más me atrapas, más me llevas a tu horizonte de eventos, de donde nadie ha regresado.

Comienzo a pensar que no tengo remedio ni salvación, que todo está perdido. Que es mejor matar toda esperanza quemando las naves, aunque siempre quede el ¿Y si hubiera…?

Desde que nos conocimos, te consideré una de las pocas curiosidades en mi vida, tu afán de explotar para desatar tu brillo, de fusionar toda tu energía para producir un solo destello… En cambio yo, yo no sé ni quién soy, me gusta creer que soy un observador del universo, sus peligros y milagros.

Esta sensación de haber perdido la curiosidad, de saber lo que pasará (aunque nadie pueda saberlo). Me tiene en un estado en el que no me gusta estar. Y el resto del mundo, tampoco pone de su parte.

Quiero que regrese, la que ya no eres.

¿Cambiar? sí, claro, lo celebraría, si no lo hicieras por las razones equivocadas, para satisfacer a las personas equivocadas.

Un día me dijiste que no querías verte a los 35, preguntándote ¿cómo habría sido si hubieras hecho todo lo que habías querido?, pues bien, cada uno tiene sus miedos y el mío, es haber perdido mi tiempo con las personas equivocadas, porque no somos más que las relaciones que construimos, aunque eso signifique hacerlo sobre las ruinas de las que destruimos.

Todos deberíamos tener una etiqueta que diga “frágil, manéjese con cuidado.”

Ni bonitos, ni tristes.

¿Realmente se han dado una vuelta por todo el archivo personal que han depositado en sus redes sociales? bueno, no digo que en todas porque es demasiado, pero al menos ¿han hecho el ejercicio de una sola?

Hoy dediqué un rato a depurar fotografías de google plus y facebook, lo hice porque hoy, ambas me “recordaron” (como ya lo han venido haciendo en los últimos meses) un “momento feliz” con Elizabeth, y lo cierto es que no quiero que lo vuelvan a hacer y creo que la mejor forma, es que no haya registros que puedan usar para el siguiente “recuerdo”.

Quizá a algunos les parezca exagerado, pero como ya he dicho decenas de veces, trato de buscar siempre que la forma en la que me relaciono con los demás sea lo más simple posible, y desde años atrás he tenido una regla que hasta el momento nadie ha podido romper, (aunque much@s lo han intentado) y consiste en que la gente recibe lo mejor de mi, mientras decida permanecer conectada a mi vida, pero si por algún motivo deciden ya no estarlo (voluntariamente, no por causas ajenas, obvio), entonces realizo una especie de protocolo de depuración, que me permita hacer espacio para nuevas personas  y que de cierta manera no me ate al pasado, puesto que ya hemos visto que los cáncer somos muy propensos a vivir en él.

Así pues, cada que se rompe una conexión con alguna persona por su voluntad (y después de esfuerzos por evitar que no llegue a su fin), empiezo a destruir cualquier evidencia que pueda encontrar sobre su paso en mi vida.

Ahora bien, no creo que sea exagerado, muchos dicen “quédate con los recuerdos felices, mientras duró” y sí, bueno, técnicamente nuestro cerebro tiende a recordar esos momentos felices en automático, incluso mucho más que los recuerdos infelices, pero ¿qué le voy a hacer? no puedo hackear mi cerebro a voluntad, o depurarle los recuerdos, (creo que si pudiera, lo haría), lo que sí puedo hacer es disminuir todos los elementos que puedo controlar, que me lleven a desatar esos recuerdos “felices”, porque si uno se quedara a partes iguales con todos los recuerdos, sería bueno, pero con el tiempo y la nostalgia, uno va olvidando e idealizando “los viejos buenos tiempos”, aunque en el momento en que todo terminó, en realidad no eran “buenos tiempos” (si no, no habría terminado). Entonces, dejar solo los buenos recuerdos, es una forma de torturarse e idealizar un estado positivo de una relación que también tuvo su lado negativo, y antes de quedarme con eso, prefiero eliminar todo para ver si de forma natural ayudo a que ese equilibrio de olvidos se de.

Ya sé, a veces puedo ser un friki.

Después de todo, apelo a que nuestra memoria es falible, y eso me lo comprobó Elizabeth. Sin memorias no hay remordimientos.

Ah sí, eliminar cosas, no significa que elimine aprendizajes.

A veces…

A veces solo la felicidad viene a ti para anunciar su ausencia.

Pero así es esto de ser y estar, a veces.

Plug & Play

Ya había escrito sobre que el Dr. Medellín, dice que estoy lleno de buenas intenciones, y a pesar de mis reservas, después de hoy, creo que tiene toda la razón, lo que me hace falta es ver las cosas como son, y no como quisiera que fueran, pero ¿qué le hago? si esa visión me ha traído algunos brillantes resultados.

Se acaba el semestre, y el resultado es raro, en realidad, desde que lo conocí, hubo algo en el Dr. Medellín que no me cuadró, creo que esa forma de ver las cosas tan pragmáticamente, que parecía que en cada anécdota relataba alguna experiencia de cualquier oficina, en cualquier empresa, siendo honestos, me identifiqué mucho con su forma de trabajo, porque a pesar de lo que él pueda decir, en el fondo siempre trata de ser justo, incluso cuando la historia le ha enseñado que una injusticia no puede terminar haciendo lo correcto por muy buenas intenciones que tengan (tengamos) todos.

Digo que el resultado es raro, porque no me imaginé aprender esos puntos finos de él, de decir “claro, esto es lo que pasa, y no solo soy yo, no solo es en mi trabajo”, sientes una especie de tranquilidad por no ser el único loco, pero también, sientes desesperanza, porque te das cuenta que no importa el tamaño de la empresa, pequeña, mediana (como su oficina de vinculación) o grande, como Big Blue, en todos lados hay campos de mierda y campos de rosas, y está en ti decidir por cuál de ellos transitar.

Plug & Play, es para los que no sepan (espero que a estas alturas todos lo sepan), es un termino que se introdujo para hacer referencia al Hardware que solo basta conectar a la CPU para que se pueda usar inmediatamente sin necesidad de instalar controladores y reiniciar. Dicho lo anterior, como ya les he compartido en varios posts anteriores las personas estamos conectadas, no puedo concebir el hacer el bien o el mal individualmente, para cualquier cosa que deseemos obtener, siempre necesitaremos de otros. –Recordando las clases de administración de la facultad, “La Administración, es hacer a través de otros”, que ñoño, pero es cierto-.

Para bien o para mal, las personas somos plug & play, lo mismo podemos conectarnos espontáneamente y unirnos a una causa heroica (para nosotros o para otros), que desconectarnos en 2 segundos de los demás y dejarlos completamente solos por un primitivo sentido de supervivencia –aunque de nada te sirva sobrevivir si estás solo-.

Moraleja: Adáptate y lucha por lo que realmente vale la pena, aunque tu sufrimiento y/o felicidad en realidad no le importe a nadie más.

No dejes de construir, pero si has de destruir algo, que sea para construir algo mejor. Tienes el poder, y el talento, solo falta que te lo creas.

infoxicación.

¿Les ha pasado que se sienten fatigados y fastidiados por tanta información?

Lo cierto es que, para mi comienza a ser un fenómeno que de a poco parece salirse de control, ¿cómo lo sé? pues, me he dado cuenta de que cada día que pasa, se incrementan las pestañas de mi navegador tanto en la laptop, la pc de escritorio y en el teléfono (ahí, no bajan de 100 en cola), de información que en algún momento consideré que sería relevante, aunque como todos sabemos, la relevancia está muchas veces determinada por la oportunidad que tiene usarla en un momento u otro, por lo que estoy seguro, la mayoría de esas 100 pestañas, ya han perdido esa relevancia, sin embargo, me cuesta más trabajo hacer lo que hace unos meses me tomaba 10 minutos para descartar.

Por otro lado, también me he visto en la necesidad de depurar algunos contactos de facebook, no, no es personal, solo que la cantidad de información que recibo se ha incrementado considerablemente, no así la calidad, a veces, encuentras la misma información compartida por 4 o 5 personas distintas, lo que se ha vuelto ineficiente (sumado a la porquería de algoritmos de facebook, que ahora ya te muestran lo que se le pega la gana, y no lo que realmente está sucediendo en “tu red social”, twitter también lo ha venido haciendo, pero el efecto es menor a mi parecer, debido a que ahí, no tienes “la obligación” de interactuar… tanto con los demás).

He estado pensando como salirme de esas líneas que por un lado si lo pensamos bien, son tan inútiles como esclavizantes, aunque hasta el momento no he encontrado una solución. ¿Se acuerdan de lo que escribía hace un par de meses sobre Whatsapp y Telegram? pues algo así, no es una regla escrita, pero tal pareciera que estar disponibles 99.9% online, dejó de ser una promesa de niveles de servicio para máquinas, a una obligación para las personas.

Si alguno de ustedes tiene reflexiones al respecto, creo que me encantaría leerlas (en verdad).

Todos nos creemos únicos, pero cuando nos observamos en conjunto, en realidad somos bastante comunes. :/

https://es.wikipedia.org/wiki/Sobrecarga_informativa

La teoría sueca del amor…

The Swedish Theory of Love (2015), forma parte de la gira de documentales Ambulante 2016.

No hay sociedad perfecta.

Documental para reflexionar sobre lo mismo de siempre, no dejarnos llevar por una sola cara de las cosas, Escandinavia es ampliamente envidiada por el resto del mundo por ser una sociedad casi perfecta, un alto nivel de vida, respeto a los derechos humanos y al medio ambiente, y quizá la zona del planeta más “civilizada”, se ponen a contraluz para poder apreciar algunos de los efectos que ese estilo de vida al extremo progresista ha dejado en su población.

Para muchos de nosotros, no preocuparnos por pagar la renta, el auto, los gastos de alimentación y seguridad social sería una verdadera bendición, sin embargo ¿por qué las personas que tienen esto, no son felices? ¿Si el ser humano es un ente social, cuáles son las consecuencias de prescindir de las habilidades que nos permitan socializar en pos de un bien superior?

Recomendado ampliamente, yo lo vi en Cinépolis en una de las dos salas en las que únicamente tenía proyección, mañana sábado 2, estará en Cinépolis Plaza Carso a las 7:20, así que si pueden descolgarse, (sobre todo si les interesan temas como el feminismo, la igualdad social y demás) seguro que no los decepcionará.

RESEÑA

Al comienzo de La teoría sueca del amor, un narrador dice con solemnidad que casi la mitad de los suecos viven solos, un extraordinario detalle embellecido por la revelación de que casi un cuarto de ellos morirá en la soledad. Desde este triste punto de partida, la película arremete contra la visión de Suecia como una tierra utópica de eficiencia, asistencia médica e igualdad para todos. El director Erik Gandini no destruye del todo el idilio, más bien lo astilla y empaña, le deja grietas y fisuras que se esconden a simple vista.

Aunque el pronóstico parece grave, el característico e irreverente humor de Gandini siempre está en la superficie. La película también es visualmente rica: hace un uso ingenioso de la fotografía desde drones. Impregnada con un toque siniestro, su idiosincrática banda sonora pasa fácilmente de los marcial a lo pastoral.

Pero a pesar del rigor y la profundidad de la inquisitiva película de Gandini, quedan preguntas sobre este “sistema súper organizado, eficiente y basado en el trabajo”. ¿Qué debemos pensar de la familia en una sociedad de acérrimos individualistas? ¿Necesitamos de verdad de otros? Gandini se regocija en estos inquietantes e irresolubles problemas, quizás para recordarnos que lo único seguro es que la vida siempre se erizará con cuestiones semejantes.La teoría sueca del amor nos reta a encontrar consuelo en la incertidumbre.

https://player.vimeo.com/video/144493870?color=ffffff&byline=0&portrait=0

The Swedish Theory of Love (2015) – Trailer from FASAD on Vimeo.

Fin.

Fin – Jaguares.

Creo que ya podríamos hablar de que es oficial.

Espero que encuentres lo que andas buscando.

Fin.