Spiderman “regreso a casa”

Después de una serie de películas medianamente decentes bajo la producción de Sony/Columbia Pictures, y tras la negociación de los derechos para que Marvel incluyera por fin a este personaje a su universo que en los últimos años le ha sido tremendamente rentable (y vaya que ya conocen la fórmula del éxito), se esperaba mucho sobre esta entrega que era estratégica para que Spiderman tuviera juego. Y es que, aunque ya había tenido participación en la última entrega de Avengers, esta sería la primera película en solitario.

Jueves de cine, Karen que me debía una ida al cine, saldó su deuda con una función en IMAX, y creo que para los dos, la peli superó las expectativas.

En esta película, vemos una mezcla de una Teen Movie, sin serlo completamente, de hecho, aunque hay algunas cosas que a algunos nos pueden parecer algo incómodas, como una tía May más Joven, o la ausencia de personajes que ya conocemos, de alguna forma, se parece más a la serie animada de 1994, (a mi gusto, el mejor acercamiento a Spiderman, si no eres friki de los comics), la aparición de Shocker, y hasta cierto punto, el sentido del humor que caracteriza al Peter Parker de siempre.

Se echa de menos como dije antes, más elementos familiares, como sí, Mary Jane, algún otro villano, etc. Sobre todo por la decisión de no situar a Peter en una edad más adulta, (supongo que para exprimirlo más, en futuras entregas), aun así, no decepciona. Al parecer, está planeada la participación en al menos cinco historias más, pero todavía no hay nada concreto, salvo por su aparición en la próxima “Avengers Infinity War”

En fin, esperemos que sigamos teniendo (todos) más vida para disfrutar este gran entramado cinematográfico que se está construyendo gracias a Marvel.

Larga vida, y más de estos días de felicidad.

Pd. El único pero que le encontré, es que a pesar de que hay funciones en IMAX, solo está optimizada, pero no fue grabada con cámaras IMAX ni el sonido corresponde, así que tómenlo en consideración.

Cars 3.

Llegando del cinito, le tocó el turno a Cars en su tercera edición, (a mi gusto, la mejor)

Después de una segunda parte un tanto sosa (la verdad), no tenía muchas expectativas de esta tercera (y pareciera que última entrega, aunque con Pixar ya no se sabe). Una vez más, el estudio termina produciendo una película completa, redonda, para todo público –literalmente-, en esta ocasión la historia gira en torno (para los que ya dejamos de ser niños), del ciclo profesional, cuando todo parece indicar que se es relegado por “la sangre joven”, radiante, fresca y aparentemente imparable.

Sinceramente creo que Pixar ha ido madurando sus ejes narrativos de su propio universo, y bueno, creo que es natural en una empresa a la que dista mucho de preocuparles el tema de ingresos, ya que su racha se ha mantenido imparable, (y todavía nos falta ver el éxito rotundo que se le augura a su próxima entrega para el mercado mexicano, “Coco”, que tentativamente –y aprovechando día de muertos- se estrenará en noviembre de este año).

Cars 3, me dejó un grato sabor de boca, en especial, porque en algún momento de nuestra vida creo que todos nos hemos sentido relegados de una posición por la llegada de nuevas personas que parecieran hacerlo todo perfecto, cuando, solo es una ilusión, no hay nadie que haga todo perfecto, solo que nos enfocamos en nuestras debilidades para hacernos (consciente o inconscientemente) un poco menos.

Afortunadamente, cuando uno descubre que puede hacer cosas distintas, cuando se le pierde el miedo al cambio, y sobre todo, cuando identificas tus fortalezas, se abre un abanico de posibilidades que podemos explotar no solo en nuestro beneficio profesional, sino en el personal, dándonos la oportunidad de conocer nuestros límites e irlos empujando más lejos.

Una vez más, Pixar nos ha dejado con una obra que ya sea que te gusten o no las películas animadas, no pasará desapercibida.

Actualización: Olvidé mencionar el soundtrack, que está a la altura.

El día de la toalla, y por qué todo parece encajar en este rompecabezas.

Hay momentos en mi vida que los que solo puedo detenerme a observar como las serendipias se reúnen y bailan juntas al compás de la misma melodía universal de la felicidad

El 25 de Mayo, es el día de la toalla. En honor a Douglas Adams, autor de la saga “La guía del viajero intergaláctico”, una obra por demás deliciosa por el uso que hace de elementos como críticas a la sociedad, humor negro e irónico y un poco de ciencia ficción, es decir, una obra que para todos los que nos consideramos geeks, es sustancialmente rica. En 2005 se lanzó la película The Hitchhiker’s Guide to the Galaxy, una verdadera joya. Es una película para saborear, y para descubrir muchos de los mensajes que tiene escondidos, como “Deep Mind” (Es precisamente, de esta obra, que la IA de Google recibe su nombre, sí, esa que hoy en día puede replicarse a sí misma), o la respuesta al origen de la vida, el universo y todo lo demás, 42.

A Adams, le preguntaron varias veces el significado que tenía ese número, queriendo buscarle tres pies al gato, hasta que dijo que en realidad no significaba nada, no era una clave a otras dimensiones ni nada, solo fue el que eligió, aunque pudo ser cualquier otro número.

Cuando pude ver la película realmente la disfruté, Martin en particular, es similar para mi, a “sonrisas” de Toy Story 3, o “Scamper” de Igor, me encantan esos personajes depresivos que al mismo tiempo, son involuntariamente muy divertidos, a los que les pasa de todo pero que en el fondo, su rol es hacerla de pegamento entre los demás protagonistas, sacarte esa sonrisa en el momento menos esperado, y obvio, ganarse el privilegio de ser rememorados por esa combinación de factores.

Los que me conocen, estarán de acuerdo en que hago mucha referencia al número 42 en mis conversaciones cotidianas, pues bien, el origen de esa manía es precisamente la obra de Adams.

———————————-

Watson & Towel Day @ IBM

Este es el primer año que “celebramos” el día de la toalla en la empresa, y esto que voy a decir es solo mi opinión, de ninguna manera representa la posición de IBM.

Bueno, como sabrán, llevamos algunos años con el desarrollo de Watson, (¿recuerdan Deep Blue? ¿la computadora que le ganó al Gary Kasparov en Ajedrez?, pues Watson es su revolución, con mucho de Machine Learning, analítica y nube, o sea, todas las tecnologías que forman el portafolio de la empresa, y mucho más).

En fin, Watson, ha estado evolucionando, en parte para madurarlo y que pueda comercializarse más eficientemente que solo una línea de investigación en Computación e Inteligencia Artificial, y para ello, se han presentado varias oportunidades, como la vez que Watson participó en Jeopardy y le ganó a los campeones, ¿se les hace familiar? Kasparov!!!! cof, cof, cof. Así pues, mientras que hace un par de años era solo un prototipo para ver “hacia a dónde podíamos llegar” hoy cada vez, se le puede ver integrado en soluciones bastante cotidianas, que van desde investigar y analizar tratamientos contra el cáncer, como asistente médico, como motor de reconocimiento de imágenes, como asistente para identificar rasgos de la personalidad (Watson, Personality Insights), entre muchas más chucherías en las que está metido (y más en las que se está metiendo).

Bueno, pues para mi, este año celebramos el día de la toalla, sí, un poco para recordar a Douglas Adams y su obra tan exquisita, aunque también, aprovechamos para hablar más de Watson, haciendo un símil (muy sutil) a “Deep Mind” (lástima que Google se nos adelantó con el nombre), que en la obra de Adams, es el computador más potente que existe en el universo, cuyo objetivo único es responder a los misterios del origen de la vida, el universo y todo lo demás, tardando millones de años para llegar a la conclusión (validada arduamente) de que la respuesta es sin lugar a dudas, 42.

———————————

Sinapsis y serendipias.

A veces, puedo patear mucho el pesebre, lo sé, y en ocasiones me siento mal por hacerlo aunque mis razones no sean para atacar a Big Blue, sino para expresar mi deseo de que sea mejor cada día, pero en días como el de hoy, y cuando su ADN geek, se mezcla con el mío, producen unas sensaciones casi sublimes, como cuando salió la película “Hidden Figures”, mezclando Big Blue y la carrera espacial. En fin, gran parte de mi psique está enlazada con Watson, (de momento solo figurativamente hablando, quizá un día, sea más literal, no sabemos), pero más que con Watson, con lo bueno y lo malo que durante más de 100 años, Big Blue ha impactado en la humanidad, y a pesar de que yo no tenga el gran talento que muchos ibemistas sí tienen y han tenido (Computación Cuántica, Watson, Nanotecnología, Chips, IA, cientos de miles de patentes), a veces, y solo a veces, realmente me siento parte de ese núcleo de innovación. Y eso señoras y señores, es una sensación indescriptible.

Por lo que dure.

DAr2Ep7XgAAxQM4

 

“una toalla es el objeto de mayor utilidad que puede poseer un viajero interestelar. En parte, tiene un gran valor práctico: uno puede envolverse en ella para calentarse mientras viaja por las lunas frías de jaglan Beta; se puede tumbar uno en ella en las refulgentes playas de arena marmórea de Santraginus V, mientras aspira los vapores del mar embriagador; se puede uno tapar con ella mientras duerme bajo las estrellas que arrojan un brillo tan purpúreo sobre el desierto de Kakrafun; se puede usar como vela en una balsa diminuta para navegar por el profundo y lento río Moth; mojada, se puede emplear en la lucha cuerpo a cuerpo[…]”.

Douglas Adams.

Arduino!!!

Bueno, pues después de tanto pensarlo, (y unos cuatro años después), por fin me he decidido a hacerme de este ¿dispositivo? (creo que formalmente es un controlador).

Precisamente el pasado 1ro de Abril fue el Arduino Day, aunque me hubiera encantado asistir al final no me fue posible.

He estado investigando cuál será el primer proyecto, y sin ir más lejos, creo que será el riego automatizado de las plantitas (además, creo que es “de lo más sencillo” que hacer por ahora)

Ya estaré escribiendo mis primeras impresiones tanto del desarrollo del hardware como del software y la construcción de la nueva distribución de macetas y soportes que optimicen el proceso de riego.

Así pues, declaro oficialmente abierta la etiqueta Arduino de este blog!

 

A divertirnos!!!

Eliminar rayas claras en la impresión láser. (OKI B410d)

Ayer me propuse reutilizar una vieja impresora que quedó arrumbada, en realidad solo ha tenido un refill de tinta, que equivaldría a unas 3.5ks impresiones, recuerdo que tuve que ir a comprar el chip de reset a la plaza, pero después de que se lo puse comenzó a imprimir con una raya en medio que no dejaba ver claramente la impresión, en ese momento supuse que se había dañado el tambor (el cilindro que tiene la cobertura fotosensible para la impresión) por lo que sería un problema difícil de solucionar porque requería cambiar el tambor (mucho más caro obviamente).

Así pues, estuve investigando y la solución para el problema es relativamente fácil, por lo regular, hay una línea de LEDs debajo de la tapa, y como está muy cerca del toner (y al utilizar electricidad) tiende a atraer partículas de tinta que dificultan su correcta exposición sobre el rodillo, ¿cómo arreglarlo? simplemente pasando un pedazo de algodón con un poco de alcohol isopropílico para retirar cualquier obstrucción sobre esa línea.

Eureka, problema solucionado, la impresora volvió a fijar la tinta correctamente y volvieron las impresiones de buen contraste.

Uno se siente genial cuando logra solucionar problemas así, porque aunque son en esencia triviales, lo complicado es salirnos del mindset de que es más difícil de lo que parece.

Lo que sigue, es fabricarle un mueblecito para que no estorbe (no es precisamente que a diario tenga mil cosas que imprimir), solo es para que no regrese al olvido.

Link de referencia: http://impresoras.yoreparo.com/reparacion_de_impresoras/imprime-muy-claro-oki-b410-t1430270.html

nomás poquito…

Durante mi época de la licenciatura, siempre pensé que los fulanitos que se metían a cuanta cosa podían al mismo tiempo, como clases de creatividad, prácticas y chingadera y media más, definitivamente no tenían ni idea de lo que querían hacer. Hoy por supuesto, no es que haya cambiado totalmente de opinión, sino que desarrollé ciertos matices.

Sobra decir que mi personalidad tiene uno de esos rasgos que no me gustan, ser desesperado, sobre todo cuando las cosas están por llegar a su final, ¿por qué? no lo sé, o al menos no conscientemente. Siempre he sido así, apagar el horno de microondas 10 segundos antes de que termine, cambiarle a la tele antes de que terminen los últimos minutos del programa en turno, acelerar los pasos en los últimos 10 segundos de cada minuto entero, hacer sprints al último minuto, debo confesar que son mis dosis de adrenalina. Y creo que ya no puedo hacer mucho por eso, porque uno se vuelve adicto a “salvar el día”, a “lograrlo”, (si a eso le sumas trabajar en una corporación a la que le encanta hacer todo al último minuto), pues… uno encuentra lo que se parece a uno, no por que el universo te lo ponga en el camino, sino porque tu psique toma las decisiones basado en la receta que te ha permitido sobrevivir hasta el día de hoy.

Lo que pasa, es que en los últimos meses he notado que ciertas capacidades intelectuales ya no son tan eficientes como antes, pero no es porque esté envejeciendo, sino que son varios factores, cada vez creo que hago cosas más complejas, y el volumen de las no complejas sigue subiendo, hay miles de cosas que quisiera encontrar como automatizar (y para muchas lo he logrado), pero pensar, pensar es de esas actividades que no puedes delegar, que no puedes automatizar, que tienes que procesar (y con cada día que pasa, procesar mejor, es decir, más rápido, pero con análisis de implicaciones mucho completos, como por ejemplo, a quienes afectas, cómo los afectas, cuándo los afectas, etc). Sí, ya sé, lo más fácil es decir “deja de pensar tanto las cosas”, pero, en el fondo, procesar mentalmente mi realidad como lo he hecho, me ha dado múltiples satisfacciones. Aquí es donde entra el dilema, seguir haciendo las cosas tal y como te han dado resultado para incrementar tu nivel de éxitos, o hacerlas diferentes y poner en riesgo ese nivel de éxitos para todas tus relaciones cognitivas y humanas que tienes con el mundo.

Ya le queda poco tiempo a la maestría y heme aquí, repitiendo los últimos días de la licenciatura (al menos anímicamente), la ansiedad por cerrar un ciclo para comenzar otro, no detenerte, seguir consumiendo experiencias, felicidades, conocimientos, relaciones.

Estoy harto, pero nomás poquito…

Lo peor, es que como ya dije antes, acabo de entrar en la fase en la que mejor resuelvo las situaciones (por experiencia histórica), en la fase final. No puedo evitar querer ver todo el panorama.

Ni bonitos, ni tristes.

¿Realmente se han dado una vuelta por todo el archivo personal que han depositado en sus redes sociales? bueno, no digo que en todas porque es demasiado, pero al menos ¿han hecho el ejercicio de una sola?

Hoy dediqué un rato a depurar fotografías de google plus y facebook, lo hice porque hoy, ambas me “recordaron” (como ya lo han venido haciendo en los últimos meses) un “momento feliz” con Elizabeth, y lo cierto es que no quiero que lo vuelvan a hacer y creo que la mejor forma, es que no haya registros que puedan usar para el siguiente “recuerdo”.

Quizá a algunos les parezca exagerado, pero como ya he dicho decenas de veces, trato de buscar siempre que la forma en la que me relaciono con los demás sea lo más simple posible, y desde años atrás he tenido una regla que hasta el momento nadie ha podido romper, (aunque much@s lo han intentado) y consiste en que la gente recibe lo mejor de mi, mientras decida permanecer conectada a mi vida, pero si por algún motivo deciden ya no estarlo (voluntariamente, no por causas ajenas, obvio), entonces realizo una especie de protocolo de depuración, que me permita hacer espacio para nuevas personas  y que de cierta manera no me ate al pasado, puesto que ya hemos visto que los cáncer somos muy propensos a vivir en él.

Así pues, cada que se rompe una conexión con alguna persona por su voluntad (y después de esfuerzos por evitar que no llegue a su fin), empiezo a destruir cualquier evidencia que pueda encontrar sobre su paso en mi vida.

Ahora bien, no creo que sea exagerado, muchos dicen “quédate con los recuerdos felices, mientras duró” y sí, bueno, técnicamente nuestro cerebro tiende a recordar esos momentos felices en automático, incluso mucho más que los recuerdos infelices, pero ¿qué le voy a hacer? no puedo hackear mi cerebro a voluntad, o depurarle los recuerdos, (creo que si pudiera, lo haría), lo que sí puedo hacer es disminuir todos los elementos que puedo controlar, que me lleven a desatar esos recuerdos “felices”, porque si uno se quedara a partes iguales con todos los recuerdos, sería bueno, pero con el tiempo y la nostalgia, uno va olvidando e idealizando “los viejos buenos tiempos”, aunque en el momento en que todo terminó, en realidad no eran “buenos tiempos” (si no, no habría terminado). Entonces, dejar solo los buenos recuerdos, es una forma de torturarse e idealizar un estado positivo de una relación que también tuvo su lado negativo, y antes de quedarme con eso, prefiero eliminar todo para ver si de forma natural ayudo a que ese equilibrio de olvidos se de.

Ya sé, a veces puedo ser un friki.

Después de todo, apelo a que nuestra memoria es falible, y eso me lo comprobó Elizabeth. Sin memorias no hay remordimientos.

Ah sí, eliminar cosas, no significa que elimine aprendizajes.

Instrucciones para cumplir 30. (esta vez, mis instrucciones)

Hace 9 años veía una de las mejores películas (a mi gusto tan cursi como saben que soy quienes me conocen) mexicanas de tiempos recientes. “Efectos Secundarios”, en la que al final aparecen algunos tips, lecciones aprendidas e “instrucciones” referentes a la transición de los “20´s” y lo que impacta cumplir 30. Si las quieren recordar, denle clic acá.

Desde hace 9 años, me propuse que sería una buena idea retomar el ejemplo y escribir mis propias instrucciones para cumplir 30 (algunas, compartidas con las de la película).

Entonces, si tuviera que escribirlas, serían estas:

Come frutas y verduras. Neta, vete acostumbrando a que no vas a poder tragar garnachas toda la vida.

Sí, es cierto, las palomitas y el refresco que te chutas en el cine ya no las hacen como antes, (bueno, aunque eso es cierto -cada vez tienen más porquerías- también es cierto que el estómago ya no las digiere tan bien) entre otras cosas, (yo aún estoy en eso, si descubro cómo, prometo que lo escribiré).

Equivócate. Cambia. Intenta. Falla. Reinvéntate. Manda todo al carajo y empieza de nuevo cada vez que sea necesario. De veras, no pasa nada. Sobre todo si no haces nada.

Ah, esta deberían escribirla en letras de oro en el congreso, bueno, quizá no tanto, pero es muy cierta, a mi me ha funcionado las pocas veces que la he seguido, solo dos cosas: la primera, siempre ten presente que los cambios no son buenos o malos, sino que pueden tomar la forma que tu quieras, lo importante es que te adaptes y en el camino, también te permitas experimentar nuevas formas de hacer las cosas, mucho del aprendizaje que tendrás, será gracias a los fracasos y no tanto por los éxitos. La segunda cosa que debes meterte en tu pequeña cabecita es que siempre que hagas un cambio, estés verdaderamente consciente de que lo quieres hacer y aceptarás las consecuencias, no te digo que pases años pensando en llevarlos a cabo, solo que a veces suceden cosas extrañas con eso, como que por mucho que seas tu el que tome la decisión, algunos cambios afectarán IRREMEDIABLEMENTE a otras personas, si no puedes con eso, mejor déjalo como está.

Prueba otros sabores de helado. Otras cervezas, otras pastas de dientes.

Nunca terminarás de conocer el universo, morirás conociendo una parte infinitesimal de él, así que dale chance a lo diferente, pero tampoco pierdas el tiempo tratando de ver si pega algo que tu intuición te dice que no.

Arranca el coche un día, y no pares hasta que se acabe la gasolina.

Si puedes, adelante, hazlo, hasta el momento me he quedado con las ganas pero no es por no querer, sino porque la neta, este pinche país está de la chingada y uno no está para exponerse de a gratis. Si lo haces, lleva un garrafón con algo de gasolina extra, está chingón lograr metas, pero después de dos minutos de sentirte realizado por quedarte sin gas, te va a entrar el pánico cabrón. Está bien jugarle al vergas, pero no te pases de estúpido. No dan puntos por eso.

Empieza un grupo de rock. Toma clases de baile. Aprende italiano. Invéntate otro nombre. Usa una bicicleta.

Nah, el rock está sobrevalorado, mejor empieza un grupo de música antigua (de preferencia escandinava, bueno, a decir verdad solo encontrarás bandas de Dark Metal y su infinita gama de sabores. Las clases de baile mañana las empiezo -nah, casi me la creen-, aprende lo que tu quieras, si no es italiano que sea sueco o noruego, o aprende a leer las runas vikingas, o que se te hinche tu real gana, pero no dejes de aprender. No te inventes un nombre, si tienes dos como yo, usa el que más te guste y obliga a los demás a conocer ambos, a veces, hay homónimos que desmadran alguno de tus nombres. Úsalo para darle valor y no para quitárselo. Sí, usa una bici, pero espero que sea en otro país que no sea este, aquí igual te apachurran y te conviertes en un número más, volvemos a lo mismo, si lo haces, no le juegues al vergas. Patina, (sí, también ando en eso, aunque al igual que el estómago, los huesos ya no resisten lo mismo que antes).

Perdona. Olvida. Deja ir.

Sí, perdona, lamentablemente somos humanos, esa será la peor y la mejor excusa que escucharás en toda tu larga o corta vida del por qué la cagamos siempre y esperamos que no pase nada. No olvides, recuerda todo, lo bueno, lo malo, solo no te aferres pero no olvides, después de todo, no somos más que lo que recordamos y últimamente parece que nos vamos haciendo menos eficientes de lo normal (no estamos hechos para recordar, pero tampoco hay por qué no hacerlo). Deja ir sí y sólo sí hayas logrado dejar huella en lo que te propongas, verás que con el tiempo habrá cosas que nunca fueron importantes o que han dejado de serlo por su propio efecto, deja ir cosas, pero sobre todo y esto es muy importante, DEJA IR A LAS PERSONAS. Nadie está obligado a lo imposible, y después de todo no somos propiedad de alguien en particular, por mucho que nos haya ayudado y le debamos grandes aprendizajes, y tampoco tenemos la propiedad de otras personas, cada quien tiene un camino en el universo, hay algunos que se cruzan, otros que van paralelos al nuestro y otros que jamás se encontrarán con el nuestro. Deja ir sin culpas, al final todo lo bueno y lo malo que hayas dado o recibido encontrará su perfecto equilibrio (aunque procura siempre dar más de lo bueno).

Decide quién es imprescindible. Mientras más grande eres más difícil es hacer amigos de verdad, y más necesitas quien sepa quién eres realmente sin que tengas que explicárselo. Esos son los amigos. Cuídalos y mantenlos cerca.

Fundamental, tienes que sentarte un día y tomar decisiones importantes. Mientras creces, crees que las amistades durarán para siempre, luego te das cuenta de que son más frágiles de lo que imaginabas. Es cierto, mientras más grande eres es cabronamente (a.k.a. exponencialmente) más difícil hacer nuevos amigos -sic-, y sí, también necesitas a alguien que sepa quien eres sin llevarte una vida explicándolo. Hay quienes son afortunados  y tienen a ese alguien, otros, seguimos buscándolo, pero hey!!, no te detengas a lamentarte y camina con paso firme. Cuida a tus amigos, pero dales libertad, he aprendido que las relaciones no son eternas, se basan en el  aquí y ahora, y caducan más rápido de lo que imaginas, cada día, cada hora incluso, es el mejor momento para renovar ese compromiso. Sobre todo, recuerda que es un requisito sine qua non que exista voluntad de ambas partes. No te aferres a la rutina o a la existencia de una persona, somos finitos y mortales, y podemos no llegar a la fecha indicada al reverso del empaque. Quiere siempre que puedas, y cuando no puedas dilo, recuerda, una vez más: “nadie está obligado a lo imposible”.

Encuentra un tiempo y un espacio para ti

“Lo más difícil de la vida, es tener que escuchar para siempre mis propios pensamientos” -Yo lo digo :P.

Es neta, no sé tu, pero mi mente es el cielo y el infierno reunidos en un pequeño lugar del universo, y no está padre. Sí bueno, no me imagino las broncas de quienes son bipolares, yo con esto tengo más que suficiente.

Encuentra un tiempo y un espacio para estar contigo mismo, para escuchar las voces interiores que te consuelan y martirizan, yo amo salir a recorrer la ciudad con mis audífonos y escuchando música de todo tipo, desde rock, pop, metal, electrónica y todas las melodías que en algún momento me han hecho vibrar. Ese es el tiempo que tengo para mi, para pensar, para escuchar, para ver como se comporta el mundo.

Disfruta de estar contigo, y aprende todo lo que puedas de ti mismo, créeme, lo agradecerás.

Enseña a otros.

“El conocimiento es el  único bien que crece mientras más se comparte” -no me acuerdo quien lo dijo.

Es correcto, niñas y niños, de nada sirve que seas el más chingón del mundo mundial en las finas artes del dominio del trompo o del yoyo si no compartes lo que sabes, no tengas miedo de que otros se apropien de tu conocimiento, porque a decir verdad, no pueden quitártelo, es decir, pueden quitarte el producto de tu conocimiento, pero no pueden quitarte el producto de los procesos inteligibles que hiciste para poder llegar a él, que es lo que más importa, ¿no me crees? aprende lo que sea, hazlo bien, difunde ese producto, y pronto tendrás a alguien queriendo a hacer lo que tu haces de la manera en que tu la haces, lástima, para bien o para mal, eso todavía no se puede transmitir, por mucho que quieras (o que otros quieran). Todavía no hay peligro (ya cuando inventen la extracción de habilidades de tu cerebro por medio de ondas psicoquinéticas o algo así, entonces ya valiste madre, pero hasta que eso no suceda, no hay de que preocuparse).

La gratificación de descubrir personas con talento (tanto o más que el tuyo) es de los pocos placeres que puedo decirte existen en esta vida, es una explosión cósmica. Desgraciadamente lo que suceda después no está asegurado, pero cualquiera que sea el resultado, no te lo tomes tan en serio, recuerda nuevamente lo de que somos humanos y esas cosas y que en realidad, no tienes mucha injerencia en la vida de otros humanos (realmente).

Inspira a otros.

Esta es una de las instrucciones que no estás obligado a seguir, pero que, si lo haces, sentirás que tu vida adquiere otra capa de significado, no me detendré mucho en esta, por lo opcional en sí, y por la gran satisfacción que envuelve y que solo vale la pena si lo descubres por ti mism@.

Aprende a decir “NO”

En sociedades como la nuestra, estamos tremendamente jodidos por no desarrollar esta pequeña habilidad, la de poder decir “NO” en el momento justo. Otras culturas no tienen problemas en decirlo, y como no tienen problema en decirlo, tampoco tienen problema en escucharlo. NO todo tiene que ser a huevo, y NO todo tiene que ser como te dicen que tiene que ser, piensa, razona y cuestiona todo las veces que sean necesarias hasta que tu mente y espíritu estén en paz. Sé que esto suena a discurso de auto superación y “coaching de vida”, pero nel, ni madres, es justo lo que tienes que hacer, identificar el momento justo para decir que no. El momento justo para ahorrarte problemas futuros que los demás no valoran cuando terminas por resolver.

Se agradecido y leal con las personas correctas.

Te he dicho que te mantengas alerta de otros, sin embargo, también uno debe aprender a ser agradecido con quienes te ayudan. Dedica un buen tiempo de tu vida a cultivar la lealtad hacia otros, y hagas lo que hagas, no confundas las cosas. Debes ser leal y agradecido no por los hechos, sino por las actitudes, (de la misma forma que debes retirar esas cualidades por esos dos criterios), “honra a cada quien según su rango, y deja que se avergüence si no lo merece”, o algo así, no te dejes guiar por la tentación de intercambiar favores (más en culturas como la mexicana), no tienes que besar las botas de nadie, ni despreciar a alguien solo porque los demás lo hacen, busca la verdad por tus propios medios y siempre trata de ser integral, los humanos somos como las cebollas y estamos hechos de muchas capas, no todas son bonitas, y no siempre podremos decidir correctamente, pero a eso venimos y es el precio que tenemos que pagar, entre más pronto lo aceptes, más pronto lograrás (lo más que puedas) alcanzar la paz.

Vuelve a darle valor a las palabras.

Mientras más creces, empezarás a tomarte algunas cosas más en serio, incluso, tu mismo le darás más peso a elementos que antes no te lo parecían, uno de ellos es el uso de las palabras.

Amor, compromiso, lealtad, amistad, honestidad, entre otras, son palabras que ya no te tomas a la ligera, ya no las usas a diestra y siniestra, ni permites que otros las enuncien tan irresponsablemente. La razón es porque sabes que su significado se va desgastando entre más fácil fluyen de la boca de personas que solo buscan quedar bien.

Aprendes a valorar más en qué empeñas tu palabra sin necesidad de estar comprometido legalmente, aprendes a ser más honesto con las expectativas que te formas, y que se forman los demás, aprendes a hacer ese “double check” o acuse de recibo sobre si tu mensaje fue recibido tal cual lo enviaste porque no quieres malos entendidos, en fin, mientras pasa el tiempo, le vas dando importancia a detalles que no por ser pequeños dejan de ser reveladores, la forma de saludar, las veces que te buscan para resolver un problema, la falta de conocimiento de las personas, las actitudes etc…

Si vas a ver a tus amigos, asegúrate de decirlo sí y sólo sí tienes altas probabilidades de hacerlo, por favor, no mientas por convivir, en los últimos tiempos eso se ha vuelto demasiado fácil, tanto de fingir, como de descubrir, evítate la pena de perder credibilidad, y el cariño de quienes realmente te aprecian, recuerda “Tanto va el cántaro al agua, hasta que se rompe”.

Ama y disfruta a la familia.

Al menos a la nuclear, o más cercana, que deberían ser tus padres y hermanos, el ser humano es un ente social como dicen por ahí, y no hay mejor (o peor) sociedad que la familia (la muestra del universo). Amar no siempre es aceptar, conceder o renegar. Pero el tiempo es corto en la escala humana, y todos terminamos por extinguirnos. Di lo que tengas que decir, evaluando tus palabras, si vas a decir algo relevante (bueno o malo), tómate el tiempo de escogerlas. Perdona. Y una vez más, todos somos humanos.

En este apartado irían más cosas, pero no terminaría el post. Solo ama siempre que puedas.

Busca la justicia.

Siempre que puedas, y en cada situación, desde la más simple hasta la más complicada, siempre trata de ser justo, es cabronamente difícil, pero puedes empezar por ser empático, así al menos, te obligarás a ser lo más objetivo posible (dentro de tus posibilidades claro está). Siempre intenta colocarte ante cada decisión imaginando los escenarios posibles. No siempre lo lograrás, pero al menos, harás lo que la mayoría no hace.

Quema los puentes.

Desgraciadamente nuestra condición de humanos frecuentemente nos lleva a caer en la displicencia y zona de confort, por eso, y a riesgo de fomentar la piromanía, quema los puentes siempre que sea necesario, a veces es lo que hace falta para que otros tomen consciencia de las situaciones, solo cuando estamos ante situaciones críticas nos obligamos a tomar decisiones que hemos postergado con anterioridad. Recuerda, toda crisis es también una oportunidad, pero una vez más, no le juegues al vergas, y ten a la mano una pipa por si los humanos no apagan a tiempo el incendio. No te dispares en el pie.

Aprende que no vas a aprender nada. Pero no hay examen final en esta escuela. Ni calificaciones, ni graduación, ni reunión de exalumnos, gracias a Dios. Felices treinta, viejo. Bienvenido al resto de tu vida.

Aunque en la peli es bien bonita esta última, la neta es que en la realidad no es del todo cierta. Aprende a aprender, no asumas, no des nada por hecho, y trata de siempre ser neutral hasta que los hechos te indiquen hacia donde ir, y aún en ese caso, siempre mantén encendida la llama de la duda.

Escribe un Blog.

La última, jajaja, es de las experiencias más constructivas -sic- y liberadoras -sic- que uno puede tener, no importa si es un espacio virtual o un cuaderno viejo, después de todo es parte de tu legado al universo, la síntesis de eventos de los que has aprendido a lo largo de tu vida (y de los que no, también).

Creo que eso es todo de momento, seguramente se me escaparon varias más, pero ya es tarde y creo que con eso basta.

Hasta la siguiente década (o lustro xD).

Feliz, aniversario de existencia Kike. Falta mucho por hacer, y por divertirse.

Amen.se.

Pd. Mil disculpas si hay errores de ortografía, pero ya es noche y pues… X.

Pd 2. Un año más, “El unverso sobre mi”.

101 en 1001

En una de las recientes pláticas de madrugada por Telegram con @MissUva, me contó sobre este reto, hacer 101 cosas en 1001 días, ¿y qué creen? sí, vamos a entrarle.

Ya está escrito, solo falta elegir las 101 cosas (aprovecharé este post para ir actualizando la lista –Roma no se construyó en un día, igual y me tardo dos para elegir mis 101 cosas por hacer- jajaja).

¿Listos? a empezar.

Igual y alguien más se anima a hacer su lista, o a sumarse a algún punto de la mía.

Actualización (21/06/16).- He pensado que para hacer más sustantiva la lista y a fin de documentar mejor tanto los éxitos (o fracasos) como avances de cada una, haré un post para cada una de ellas, así creo que será más productivo el reto.

#

Actividad/Hito/Meta/Objetivo/Logro/Cosa/Habilidad

Estatus

1 Vivir solo (sí, hice trampa, pero cuenta Lengua fuera) Completado 09/05/2016
2 Empezar – Terminar la maestría (también, un poco de trampa)
Obtener el grado de Maestro  (gracias a Edith, por la observación completamente pertinente)
Maestría Completada, esperando el grado.

Obtención de grado. 04/05/2017

3 Aprender a patinar No iniciado
4 Viaje a Escandinavia Planeación
5 Llegar al nivel 16 de #Ingress En progreso
31/10/2016 Nivel 13
14/02/2017
Nivel 14
6 Diseñar y visitar la ruta de Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, Luis Barragán y documentar el recorrido en fotografías. No iniciado
7 Grabar y/o editar un cortometraje sobre Chapultepec No iniciado
8 Hacer foto mural con las “mejores” fotos que he tomado para decorar el depa Planeación
9 Recorrido por Chiapas (I) Completado 14/05/2016
10 Recorrido por la Huasteca Potosina (again) Planeación
11 Sesión fotográfica del espacio escultórico de la UNAM No iniciado
12 Escribir al menos dos veces a la semana en el blog por los próximos 1001 días.  (ouch, esta va a estar pesada) En progreso
13 Saltar en paracaídas No iniciado
14 Estudiar otra licenciatura, ingeniería en sistemas. No iniciado
15 Clases de inglés. No iniciado
16 Visitar al menos 100 museos En progreso
17 Aprender a pintar en Acuarela No iniciado
18 Escribir al menos 2 veces a la semana en Yo Administrador Planeación
19 Tener una sesión fotográfica al mes (al menos) sobre cualquier tema/lugar. Planeación
20 Curso de Noruego para principiantes (A1-A2) Completado 27/10/2016
21 Iniciar la biblioteca del depa, leyendo libro por libro que se vaya agregando. Planeación (Falta el librero)
22 Construir una máquina fresadora CNC No iniciado
23 Levantarme más temprano, digamos antes de las 7:00 am En progreso
24 Asistir al menos a 1 obra de teatro al mes (mínimo 6 meses) No iniciado
25 Armar mi propio compendio de recetas (dominadas por mi obviamente) No iniciado
26 Aprender soldadura de arco eléctrico No iniciado
27 Retomar el proyecto de Material didáctico de licenciatura, para la automatización de evaluación de proyectos financieros. No iniciado
28 Intentar escribir un artículo de divulgación, y enviarlo a la revista “Emprendedores”, abonaría por si decido ir por el doctorado. No iniciado
29 Terminar en el top 50 del Reto IBM – FitBit Completado 31/10/2016, objetivo no alcanzado Posición final 76
30 Subir al Tepozteco y sesión de fotos No iniciado
31 Intentar grabar documental de Oaxtepec y su “época de oro” No iniciado
32 Leer al menos 50 libros En progreso
33 Viajar en “El Chepe” de Chihuahua a los Mochis o al revés. No iniciado
34 Fabricar una máquina de rube goldberg No iniciado
35 Visitar Monterrey Completado 15/12/2016
36 Aprender a programar en algún lenguaje como Javascript o lo que sea, pero yaaa xD No iniciado
37 Aprender 2 oficios En progreso
38 Realizar al menos 10 DYI de instructables.com (0/10) No iniciado
39 Certificarme al menos en el IELTS No iniciado
40 Llegar al menos al 90% en duolingo En progreso
41 Ir a un concierto de Wintergatan (idealmente cuando vengan a México) No iniciado
42 Desarrollar sistema de riego con Arduino. En progreso
43 Construir una MPCNC y armar un micro negocio con ella. Planeación
44 Construir una máquina de canicas (de esas que suben hacen pirueta y media y vuelven a subir) Planeación
45 Disfrazarme de Vikingo para día de muertos. No iniciado
46 Establecer un fondo de emergencias de 3 meses En progreso
47 Construir una alcancía kinética para la colección de monedas de 10 (y seguir ahorrándolas) No iniciado
48 Utilizar por fin, mi dominio para montar un blog o algo más profesional. No iniciado
49 Hacer un roadtrip por los estados vecinos No iniciado
50 Terminar mi lista de 101 cosas En progreso
51 Inspirar a alguien a escribir su propia lista de 101 en 1001 En progreso
52 Comenzar 5 tradiciones No iniciado
53 Retomar el tracking de gastos y presupuesto de Registro Contable, hasta que termine el 101 en 1001 En progreso
54 Dar una clase de lo que sea No iniciado
55 Cambiar de trabajo No iniciado
56 Tomar curso de fotografía (formalmente) No iniciado
57 Ir a una excursión de fotografía nocturna/astronómica No iniciado
58 Certificarme en Foundations ITIL V3 En progreso
59 Conocer las Lagunas de Zempoala Completado 15/07/2017
60    
61    
62    
63    
64    
65    
66    
67    
68    
69    
70    
71    
72    
73    
74    
75    
76    
77    
78    
79    
80    
81    
82    
83    
84    
85    
86    
87    
88    
89    
90    
91    
92    
93    
94    
95    
96    
97    
98    
99    
100    
101 Dejarte Ir. En progreso

Viviana…

¿Se acuerdan de la escena de Interestelar en la que en un momento el personaje de Anne Hathaway (Amelia) mira por la ventana de la nave mientras están cruzando el agujero de gusano y de repente ve a Cooper al otro lado? pues hoy me sentí un poco así.

Mientras me deshacía de un par de carpetas que estaban olvidadas en mi lugar (en la oficina), las mismas que un día dije que iba a revisar para ver que tanto tenían, pude ver a Viviana.

Es increíble lo que puedes conocer de una persona tan solo con observar el resultado de su trabajo (o al menos una parte tangible de él). La forma tan meticulosa para crear documentos que sirvieran para dar una estructura a algo que aparentemente la necesitaba, la atención a los detalles, la empatía para con el usuario final, el esfuerzo de reunir información que no estaba escrita en ningún lado y que era necesaria recolectar en un solo lugar de consulta.

Me vi a mi, con mis archivos de preguntas frecuentes y vi lo que estaba haciendo, destruir necesariamente (por obsolescencia) ese esfuerzo, que más que ser una serie de documentos físicos, significaban un esfuerzo por ser parte de algo, por construir.

Pensé por unos momentos en lo triste que sería que en unos años, lo que hago hoy tuviera el mismo destino (bueno, ya no hay soporte en papel, así que igual quien lo destruyera no se daría cuenta de lo que estaría borrando, haciendo menos dramático el hecho). Pensé en un arrebato por dejar de construir archivos de tutoriales y documentos electrónicos de referencia, porque el conocimiento no sirve de nada si no se transmite, si nadie lo lee, si a nadie le importa. Sentí culpa por estar destruyendo una especie de legado.

Mientras la máquina trituradora descansaba de picar papel por sobrecalentamiento, encontré una idea que me liberó de esa culpa y me alentó a seguir con la destrucción, y es que. El legado de Viviana, no quedó en esos documentos, porque la sabiduría (que no información), no se puede plasmar en una hoja de papel, es un proceso por el que cada uno tiene que transitar y cuyos resultados como toda actividad intelectual, varían de persona a persona. Así, yo podría destruir miles de hojas hechas por ella, pero nunca podría destruir las sinapsis que creó para poder materializar todos esos manuales y demás documentos.

Lo esencial es invisible a los ojos.

-El principito

Y me dejé de ideas absurdas sobre no compartir lo que sé, después de todo, el conocimiento es el único bien que crece mientras más se comparte.

El conocimiento se adquiere por medio del estudio, la sabiduría, por medio de la observación.(Marilyn Vos Savant)

Parece que vamos por el camino correcto.