De las ‘dinámicas sociales’…


Para nadie es un secreto que no soy la persona más hábil cuando se trata de las interacciones sociales, puedo tener mil virtudes pero estoy seguro que esa no es una de ellas.

Un buen día, mientras estás articulando una buena historia del por qué ya no tienes a X o Y persona en tu vida, tu mejor amiga te interrumpe y haciendo gala de ese sarcasmo que tanto disfrutan ambos; te receta una epifanía:

Bueno, tu porque vives en Marte, pero para el 99.9% de las personas que vivimos en la tierra, hubiera sido fácil darse cuenta de que ella tenía un interés de controlarte y se adjudicaba todo lo que hacías por ella, como si fuera a causa de sus manipulaciones. Y no porque lo hacías por cuenta propia, es que no te conoce, era obvio que no supiera. Así es la gente. Así eres tú.

Obviamente eso detonó una (aún más larga) charla, sobre ‘la dinámica social’ en la que la gente asume las justificaciones más simples. (que encaja perfectamente en la vieja máxima de, “para dos explicaciones posibles de un fenómeno, la gente elegirá la más simple). He ahí mi punto, el sesgo de asumir lo más simple y fácil no siempre es lo correcto o lo verdadero.

I.e. Si Ana Fernández, es buena en matemáticas podría explicarse por estás dos razones:

1. Ana nació con un don para las matemáticas, además de que sus padres tienen una formación universitaria en ese campo.

2. Ana, ha estado estudiando desde que tiene memoria, particularmente con gran ahínco esa rama del conocimiento humano, a traves de los años ese camino la ha llevado a desarrollar una cosmovisión de que las matematicas gobiernan la realidad.

Obviamente un porcentaje alto de las personas elegirían la primera opción, porque es la más simple creer que Ana no tuvo que hacer nada, porque heredó las habilidades y conocimientos de sus padres. Restándole inherentemente cualquier mérito propio que ella haya o no haya podido conseguir.

¿Y saben qué? Odié eso, es decir no lo que ella me dijo acerca de la ‘dinámica social’, sino de que somos bien pinches simples. Obviamos todo como especie, damos por hecho miles de cosas a cada instante, el día, la noche, la vida, las personas y su actuar. Tanto homo sapiens para que al final, de forma unilateral y perezosa elijamos no pensar, sino solo “creer”.

Osh.

En fin, es algo que no hay que arreglar ni nada por el estilo, porque es la naturaleza humana, pero eso no quita que de vez en cuando te afecte el que la gente elija apagar su cerebro.

Por cierto, también descubrimos que podríamos ser unos Eleanors, Chidis, o incluso un Jason, pero jamás, jamás, seríamos una Tahani.

http://m.imdb.com/title/tt4955642/?ref_=m_tt_ov_inf

Sean felices, de la forma en que mejor les plazca. A veces la vida no es un juego de suma cero, piensen en eso.

Pd. Ya saben que es uno de mis lugares favoritos, pero no había visitado la sucursal de Insurgentes. Está muy agradable y es una garantía de que pasarán un rato genial. Ah sí, Gracias a Dani Milla que me recomendó la picaña, y fue genial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s