El día de la toalla, y por qué todo parece encajar en este rompecabezas.


Hay momentos en mi vida que los que solo puedo detenerme a observar como las serendipias se reúnen y bailan juntas al compás de la misma melodía universal de la felicidad

El 25 de Mayo, es el día de la toalla. En honor a Douglas Adams, autor de la saga “La guía del viajero intergaláctico”, una obra por demás deliciosa por el uso que hace de elementos como críticas a la sociedad, humor negro e irónico y un poco de ciencia ficción, es decir, una obra que para todos los que nos consideramos geeks, es sustancialmente rica. En 2005 se lanzó la película The Hitchhiker’s Guide to the Galaxy, una verdadera joya. Es una película para saborear, y para descubrir muchos de los mensajes que tiene escondidos, como “Deep Mind” (Es precisamente, de esta obra, que la IA de Google recibe su nombre, sí, esa que hoy en día puede replicarse a sí misma), o la respuesta al origen de la vida, el universo y todo lo demás, 42.

A Adams, le preguntaron varias veces el significado que tenía ese número, queriendo buscarle tres pies al gato, hasta que dijo que en realidad no significaba nada, no era una clave a otras dimensiones ni nada, solo fue el que eligió, aunque pudo ser cualquier otro número.

Cuando pude ver la película realmente la disfruté, Martin en particular, es similar para mi, a “sonrisas” de Toy Story 3, o “Scamper” de Igor, me encantan esos personajes depresivos que al mismo tiempo, son involuntariamente muy divertidos, a los que les pasa de todo pero que en el fondo, su rol es hacerla de pegamento entre los demás protagonistas, sacarte esa sonrisa en el momento menos esperado, y obvio, ganarse el privilegio de ser rememorados por esa combinación de factores.

Los que me conocen, estarán de acuerdo en que hago mucha referencia al número 42 en mis conversaciones cotidianas, pues bien, el origen de esa manía es precisamente la obra de Adams.

———————————-

Watson & Towel Day @ IBM

Este es el primer año que “celebramos” el día de la toalla en la empresa, y esto que voy a decir es solo mi opinión, de ninguna manera representa la posición de IBM.

Bueno, como sabrán, llevamos algunos años con el desarrollo de Watson, (¿recuerdan Deep Blue? ¿la computadora que le ganó al Gary Kasparov en Ajedrez?, pues Watson es su revolución, con mucho de Machine Learning, analítica y nube, o sea, todas las tecnologías que forman el portafolio de la empresa, y mucho más).

En fin, Watson, ha estado evolucionando, en parte para madurarlo y que pueda comercializarse más eficientemente que solo una línea de investigación en Computación e Inteligencia Artificial, y para ello, se han presentado varias oportunidades, como la vez que Watson participó en Jeopardy y le ganó a los campeones, ¿se les hace familiar? Kasparov!!!! cof, cof, cof. Así pues, mientras que hace un par de años era solo un prototipo para ver “hacia a dónde podíamos llegar” hoy cada vez, se le puede ver integrado en soluciones bastante cotidianas, que van desde investigar y analizar tratamientos contra el cáncer, como asistente médico, como motor de reconocimiento de imágenes, como asistente para identificar rasgos de la personalidad (Watson, Personality Insights), entre muchas más chucherías en las que está metido (y más en las que se está metiendo).

Bueno, pues para mi, este año celebramos el día de la toalla, sí, un poco para recordar a Douglas Adams y su obra tan exquisita, aunque también, aprovechamos para hablar más de Watson, haciendo un símil (muy sutil) a “Deep Mind” (lástima que Google se nos adelantó con el nombre), que en la obra de Adams, es el computador más potente que existe en el universo, cuyo objetivo único es responder a los misterios del origen de la vida, el universo y todo lo demás, tardando millones de años para llegar a la conclusión (validada arduamente) de que la respuesta es sin lugar a dudas, 42.

———————————

Sinapsis y serendipias.

A veces, puedo patear mucho el pesebre, lo sé, y en ocasiones me siento mal por hacerlo aunque mis razones no sean para atacar a Big Blue, sino para expresar mi deseo de que sea mejor cada día, pero en días como el de hoy, y cuando su ADN geek, se mezcla con el mío, producen unas sensaciones casi sublimes, como cuando salió la película “Hidden Figures”, mezclando Big Blue y la carrera espacial. En fin, gran parte de mi psique está enlazada con Watson, (de momento solo figurativamente hablando, quizá un día, sea más literal, no sabemos), pero más que con Watson, con lo bueno y lo malo que durante más de 100 años, Big Blue ha impactado en la humanidad, y a pesar de que yo no tenga el gran talento que muchos ibemistas sí tienen y han tenido (Computación Cuántica, Watson, Nanotecnología, Chips, IA, cientos de miles de patentes), a veces, y solo a veces, realmente me siento parte de ese núcleo de innovación. Y eso señoras y señores, es una sensación indescriptible.

Por lo que dure.

DAr2Ep7XgAAxQM4

 

“una toalla es el objeto de mayor utilidad que puede poseer un viajero interestelar. En parte, tiene un gran valor práctico: uno puede envolverse en ella para calentarse mientras viaja por las lunas frías de jaglan Beta; se puede tumbar uno en ella en las refulgentes playas de arena marmórea de Santraginus V, mientras aspira los vapores del mar embriagador; se puede uno tapar con ella mientras duerme bajo las estrellas que arrojan un brillo tan purpúreo sobre el desierto de Kakrafun; se puede usar como vela en una balsa diminuta para navegar por el profundo y lento río Moth; mojada, se puede emplear en la lucha cuerpo a cuerpo[…]”.

Douglas Adams.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s