Comensal de lecturas…


En los días pasados, han llegado a mi un par de artículos que me me han puesto a reflexionar algunas cosas, o es que, quizá, conforme uno va creciendo se va haciendo más conservador, o va eligiendo más un “estilo” de lecturas que en tiempos pasados consideraríamos más “cómodos” por decirlo menos.

La verdad, me he estado volviendo más fan de los artículos de El País, particularmente la sección de Verne (que hasta sigo en su canal de telegram) y el comidista, además de que ahora también me he descubierto visitante frecuente de The New York Times (en español, porque #yolo, oda al idioma incluido).

Siento que ya estoy transitando a esa fase en que identificaba a mi papá cuando hace algunos años todos los domingos compraba “El Universal” para leer Séptimo Día, (la verdad a mi me gustaban algunos artículos, luego fue perdiendo fuerza, justo en el tiempo en que por casualidad participé en el curso de verano que organizaron), finalmente ya no supe que fue de esa revista.

También, leo con frecuencia Animal Político, y BBC Mundo, obvio, intento leer muchas más cosas, aunque ya no en el mismo sentido que hace algunos años, en que me encantaba deborar noticias de actualidad en lugar de artículos de opinión o de “revista”, no sé que pasó, pero las noticias pasaron a convertirse en hechos que podía obtener de cualquier lugar, con más o menos objetividad según fuera la fuente, se convirtieron en ese gabazo que queda después de que te preparas un jugo de zanahoria, sí, te lo puedes comer pero no te sabe a nada.

En cambio, las columnas y otros contenidos “de autor”, se convirtieron en ese juguito, en un placer de conocer al que escribe, sus filias y fobias, su forma de ver el mundo, de conocer que le causa diversión o aberración, trato de mantener mis feeds lo más diversos posible, desde tecnología (que nunca puede faltar), hasta estilos, psicología, negocios, desarrollo profesional, relaciones, nutrición, y un largo etcétera.

Honestamente, ahora que tengo menos tiempo para leer (por el trabajo), es cuando más disfruto leer cada pieza que pueda tener entre los dedos. Sí, es muy triste.

Sé que leer contenidos no es leer libros, pero creo que me he vuelto un consumidor frecuente y me ha gustado mucho más de lo que pensé, aunque no pierdo la meta de incrementar la cantidad de libros a leer, es complicado, cuando uno está acostumbrado a buscar y analizar información con velocidad, de repente bajar el ritmo.

¿Les ha pasado? díganme que sí :/ Es como sacrificar aceleración por estabilidad en un auto (no deportivo)

Bytes.

Pd.Por cierto, toma un tiempo descubrir las herramientas que más le acomodan a uno para leer, pero hasta el momento he tenido buenos resultados con FlipBoard combinado con @VoiceAloud para cuando voy en el auto, aunque sí extraño la tablet, el celular resulta un poco incómodo.

Pd2. Estoy en espera de que @MissUva mande la dinámica para el intercambio de libros, ese 101 en 1001 no se va a cumplir solo!!!! jaja.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s