Armisticio 


Y entonces ambos elegimos bajar las armas y establecer una tregua en la que apostábamos,  el diálogo privaría como base para entender nuestras realidades y así salir con el menor daño posible para ambas partes. 

Lamentablemente siempre hay intereses ocultos de ambos bandos, se comienza de lo conocido para medir las fortalezas y debilidades del otro, información vital que nos deja reafirmar o cambiar la estrategia previa… Y como siempre, hubo pruebas de buena fe, a unque al parecer no fueron suficientes para ir más profundo en la negociación, ambos elegimos el discurso conocido, sin cambios, ese que ya nos sabemos tan bien, ni siquiera hubo intentos de poner el futuro en la mesa, solo la fiel y absurda operación cicatriz. 

La paz después del caos, no sirve de nada cuando es traída por la diplomacia y no por la reconciliación y el cambio. 

Llegará un día en que solo conmemoramos el acontecimiento, y olvidemos lo que nos llevó a él. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s