La miopía de las hijas del rey Midas…


Nadie es indispensable, eso me queda claro, ni yo, ni tú, ni el vecino.

Sin embargo, en términos sociales, no valemos por lo que sabemos o decimos saber, sino por el rol que jugamos.

En cualquier relación siempre hay dos responsables, y como bien me decía mi mamá cuando era pequeño “en uno de los dos debe caber la prudencia, si no quieren salir perdiendo ambos”.

Así es siempre, con los amigos, con la pareja, con el trabajo, con la escuela. Siempre existe la necesidad de negociar, vamos, entre países, siempre que haya un humano involucrado invariablemente llegará el momento en que tendremos que negociar.

No, nadie nace sabiendo negociar, pero es un sin sentido creer que porque no lo sabemos, no debemos aprender a desarrollar esa habilidad, porque al final, es como cuando aprender a andar el bicicleta, unos lo hacen excelentemente bien y se dedican a ello profesionalmente, mientras que a otros solo nos basta con poder andar por la calle o como medio de transporte.

No es una ciencia, por lo que no existen instrucciones para replicar el éxito o el fracaso, pero algo me queda claro, que hay quienes tenemos limitaciones naturales que podrían justificar nuestra poca visión, sin embargo, no hay justificación para quien ha decidido no ver más allá del aquí y el ahora por voluntad propia.

Si la humildad se desarrollara como los salarios ejecutivos, esto sería otra historia.

Cuanta falta nos hacen personas que inspiren a otros, no solo con palabras, sino con hechos, personas que brillen y te atraigan con su luz, después de todo, el mundo no ha cambiado demasiado desde que decidimos pensar, siempre hemos respondido a los mismos instintos básicos (y bueno, con la modernidad, a otros no tan básicos).

No solo se están extinguiendo especies animales, sino que también están desapareciendo los líderes que nos hagan creer en un mañana, para el bien de todos.

¿Cuándo dejamos de nutrir el espíritu con valores y empezamos a nutrir los bolsillos con monedas? Vamos!!!! que, hasta en el más vil de los enfoques, necesitamos trabajar hombro con hombro para lograr los fines. Maldita sea la copia barata del capitalismo mexicano que ni siquiera sabe autosustentarse. Soy un instrumento para lo que decidas hacer conmigo, pero solo te advierto una cosa, ya no estamos en la época de tus abuelos, ya no estamos en la época de tus padres, esos tiempos murieron con ellos, ahora, estamos en nuestro tiempo, y lucharé por lo que me corresponde, quizá ese es su miedo, no quiero más de lo que merezco, porque eso es lo que nos ha traido aquí, quiero JUSTICIA en toda acción y emoción, porque de la misma forma que te la pido, te la ofrezco.

Sin abandonar la imperfección de mi ser, de los errores que puedo cometer te digo humilde, házmelo saber.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s