Karmic Kike.


Puedo hacer que me recuerdes.

De una manera o de otra, por las buenas o por las malas.

No me gusta tener que ser reactivo a las circunstancias, no me gusta que me quieran ver la cara, no me gusta que intenten compadecerse de mi, demonios, no me gusta tener que cambiar mi buena ondita, de verdad, odio tener que hacer “sólo lo necesario”. Pero sobre todo, odio tener que adaptarme a una relación (cualquiera que esta sea) en donde ya no espere más, en donde mis expectativas sean preestablecidas.

De verdad, ¿por qué lo hacen? si me la paso tratando de hacerles ver que conmigo tienen lo mejor de mi, mientras decidan corresponder con el mínimo necesario, atrévanse a negociar… Pero si no lo hacen, si intentan usarme sin mi consentimiento, entonces no se extrañen de las consecuencias, sutiles y sistemáticas, cambios en los más mínimos detalles que quizá nadie perciba, pero que desatarán una “baja presión” a su alrededor.

No soy perfecto, pero de lo poco en lo que me he esforzado muchísimo en ser, es empático. Porque al final, uno tiene que abonar buen karma a la vida, para que esta te regrese los intereses, sin embargo, llega un momento, un día, en que tienes que retirar todos esos ahorros, para comprarte arco y flecha para defenderte.

No se apuren, la molestia pasará.

Bytes.

Pd. Neta, piensen en como les gustaría ser tratados, no mientan, abusen y complazcan por convivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s