De cometas hechos con palitos de paletas y papel de china…


Hace años que no vuelo una cometa (a.k.a. papalote, jeje, en realidad está más padre papalote aunque lo más “común” en el español del mundo mundial, es decirles “cometas”).

Espero un día de estos poder ir a algún lugarcillo campirano y poder volar una, pero antes de volarla, fabricarla (obviamente) recuerdo que de niño tenía talento para eso, (de los pocos que tenía), aunque tampoco fueron muchas las ocasiones en que tuvimos la oportunidad de volarlos, pero tengo buenos recuerdos con mi hermano, de cuando salíamos al “llano” que quedaba justo detrás de la casa que rentábamos cuando apenas íbamos a la primaria, seguro que pasamos horas divirtiéndonos con las peculiaridades de la física clásica.

Justo ayer, un tanto como a esta hora, (o quizá más tarde) platicaba con Nely acerca de lo frustrado que me sentía porque no podía hacer algo que me encargaron en la oficina, pero que sabía, podría lograrlo (claro, con un poco más de tiempo y dedicación), pues, ¿qué creen? que si se pudo, jeje, LO SABÍA!!!

Muchas veces he dicho que soy un tipo afortunado, y no es alardear, es la verdad, disfruto mucho cuando mis sinapsis me llevan una tras otra, a encontrarme con serendipias que de otro modo no me hubiera topado.

Siendo más de media noche, me voy a dormir más tranquilo, a pesar de dedicarle medio día a resolver ese asunto, creo que la satisfacción de haberlo logrado compensa ese sacrificio. Lo mejor de todo es que resultó como un entrenamiento para poder visualizar problemas complejos, de razonamiento y análisis lógico, un punto, en el que digamos que nunca he sido muy sobresaliente que digamos, a menos claro, que encuentre una motivación, y hoy, terminé así.

Recuerdo que Angie (la compañerita de trabajo que cumple años un día después de mi) dice que para hacer estas cosas es necesario entrar en trance para poder dimensionar la complejidad de la situación, creo que tiene razón. Espero seguir practicando, porque me ha gustado la experiencia de hoy.

Para finalizar, la moraleja del día de hoy, y de las últimas dos semanas, la resumiré con una frase del gran señor Churchill.

“La cometa se eleva más alto en contra del viento, no a su favor.” Winston Churchill

Me despido por el momento.

Gustoso, feliz y satisfecho:

Kike.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s