El reinado del rey, el buey que lame la yunta, y el viaje sin retorno…


Hay un viaje sin retorno en el que todos estamos embarcados, es el único viaje que hemos comprado y vendido desde el primer día, sin un destino definido, ese viaje es la vida.

Cada uno es el rey de su vida, por aquello del destino manifiesto, nadie más puede vivir tu vida por ti, (aunque a más de uno nos gustaría vivirla por alguien más, o que la vivan por nosotros), pero desgraciadamente eso sólo pasa en la ciencia ficción.

Aquí, en este espacio, se han escrito muchas historias de enamoramiento (desgraciadamente muchas más que de amor) y en retrospectiva, no está tan padre… No está tan padre, porque aunque siempre he dicho que estar enamorado es un estado bastante divertido (porque eres un desmadre de sentimientos), lo cierto es que “en la vida real” puede que no des una, pero bueno, eso sólo es mi percepción del enamoramiento, afortunadamente cada quien se enamora como se le pega la gana :P.

En mi caso, han pasado varias historias que podría considerar recurrentes, recuerdo que cuando iba a la prepa, y un tiempo después de haberla terminado, tenía una teoría de que la vida era circular, y de que yo estaba atrapado en ese círculo que me llevaba a cometer los mismos errores/aciertos, honestamente, debo decir que era una teoría bastante cómoda, porque no me planteaba el hecho de tomar decisiones conscientemente, por alguna extraña razón, “todo era resultado del destino y de las casualidades, que funcionaban así”.

Hoy, las cosas ya no se ven tan fáciles, aunque tampoco se ven tan dramáticas, como para sufrir por “amor”, (bah, por enamoramiento!!, el amor no se sufre). Yo perdí grandes relaciones sentimentales por querer tener más, (que es muy natural en el hombre, esa arrogante necesidad de siempre querer más, aunque ya estemos satisfechos).

Sin embargo, en mi defensa, puedo decir que con el tiempo, uno se da cuenta de que esas “grandes relaciones” no eran tan “grandes”, porque de lo contrario no hubieran terminado, puedes pensar que es trillado, pero no, es un hecho, cuando hay voluntad en una relación (llámese de poder, de amor o de amistad) al final, los pequeños o grandes males siempre terminan asimilándose por ambos, destilando de ese mal, aprendizajes.

Hoy lo único que puedo decir como consejo, para quien siente que las cosas no pueden ir peor, por estar en un mal rato a causa de haber perdido el objeto de sus afectos, es que, (una vez más, aunque suene trillado) el tiempo cura todas las heridas, el tiempo y todo lo que tu puedas hacer para ayudarlo jeje, sal, ve al cine, retoma tus actividades normales, trabaja, estudia, sigue con tu vida, porque al final es lo único que tienes, es con lo único que naciste, no eres dueño de otra vida. Te puedo dar mensajes “positivos” como que, “las cosas siempre pasan por una razón”, “No es para ti, porque vendrá algo mejor”, y todas esas frases que caen en el mismo campo semántico “tu no eres el problema, es la otra persona”, pero no, la verdad es que todos somos el problema, y al mismo tiempo somos la solución.

¿Qué se siente de la chingada que alguien te rechace? pues sí, no conozco a nadie que se sienta feliz por eso, así sea la persona que más lo anhela. Siempre te quedará una sensación de imperfección, de que algo en ti está mal. Cuando la realidad es que somos tan distintos, y tan pendejos, por no saber lo que sentimos y lo que queremos, que vamos regalando los pedazos de nuestro corazón con cualquiera que tenga cara del amor de nuestra vida. Bien dicen que cuando ofreces algo sin un precio, generalmente no se valora.

Por supuesto que no se trata de vender nuestro cariño, se trata de intercambiarlo, es tan limitado, (al igual que nuestro tiempo) que no podemos darnos el lujo de ir ofreciéndolo a cualquiera que nos parezca “atractiv@” nada más porque sí. Como la corona del rey, sólo la merece quien demuestre que esté destinado a gobernar, así nuestros afectos, sólo los merecen quienes demuestren estar dispuestos a reconocerlos y a respetarlos. RESPETO, es lo único que debe importarte.

Decenas de veces, he intentado quemar el mundo, no por el rechazo, sino por el modo de este, la humanidad sabe, que odio que alguien se compadezca de mi sólo para “no herir mis sentimientos”. Verdad, es lo mínimo que debería existir en una relación que intenta construirse a prueba del tiempo, desgraciadamente en estos tiempos eso es muy raro de verse, la mayoría somos tan arrogantes y egoístas, que preferimos recibir afecto antes que darlo, y lo damos a quienes erróneamente creemos son las personas correctas.

La historia de mis enamoramientos, podría tener un elemento en común. Me había estado enamorando de algunas amigas, que como en toda simbiosis, obtenían algo de mi que no encontraban en nadie más. Es un tanto como ver la luna del día de hoy, todos la aman cuando está llena, y pocos la voltean a ver el resto del mes, es la misma luna, con diferentes facetas.

Las personas crecen, y estas simbiosis comienzan a mutar, pocas cosas resisten al paso del tiempo, y los humanos, con todo y sentimientos no entramos en ese selecto grupo. Pueden ser los mejores amigos o la mejor pareja, pero en términos de dinámica, se chinga el último que se ajusta a los cambios. Ni hablar, es como matar o morir; la supervivencia sentimental.

Dicen que enamorarse es de los pocos actos conscientes que realizamos, y quizá sí, al menos en mi caso, podría decir que lo ha sido, (aunque me doy cuenta hasta mucho tiempo después) analizo los hechos, y las decisiones que tomé, y en retrospectiva, hasta podría decir que veo los patrones que he seguido, y que seguramente seguiré.

A ellas, las que ya no están en mi vida el día de hoy, sólo puedo agradecerles, por enseñarme que mi “destino” no era seguirlas, que mi tiempo, mi cariño, y mi futuro sólo está con quien yo lo decida, que no hay situaciones difíciles que no se puedan resolver, sin regresar un par de pasos, y volver a mirar el horizonte, de no olvidarte de hacia a donde quieres ir, que es lo que quieres tener en tu vida, y que es lo que definitivamente no quieres en ella. Conócete, porque sólo así, alguien un día, podrá querer conocerte.

Al final, disfruta cada etapa, el enamoramiento y el desamor, aprende lo que tengas que aprender, y sigue adelante, no te detengas, detenerse es faltarte al respeto, creer que es lo único que lograrás, que no encontrarás a alguien a quien amar y que te ame. A veces, y sólo a veces, a mi también me entra la nostalgia y la disfruto, pero me queda perfectamente claro, que en este viaje no hay retorno, uno no puede deshacer las decisiones que tomó, sólo puede aprender a vivir con ellas.

Quiere y quiere de corazón, pero no permitas que alguien te tome de su sol, para apartar su oscuridad, al final, vivir es intercambiar experiencias, ser humildes y reconocernos en el otro, saber que la vanidad y la arrogancia, nos dividen y nos alejan de los momentos que podrían ser nuestra dosis de felicidad. La felicidad no es un mito, ni una leyenda urbana, es real, pero pocos están dispuestos a ceder, a negociar para alcanzarla.

Lo que hoy para ti es un camino sin salida, mañana será, si eres paciente y te esfuerzas, un camino a una mejor versión de ti. Desgraciadamente a veces, la vida parece ser una competencia con los demás, pero como dije antes, eso no importa, al final, llegas solo, y solo te vas. Respétate y ámate, brilla, entiende, observa, ve los colores tan intensos, escucha los ruidos tan diversos, siente todas las texturas tan ricas, prueba los sabores, dulces, amargos y salados.

Toma el timón de tu vida, y has de cada día, tu propia obra de arte, porque la soledad es uno más de esos inventos mainstream que nos dicen es el mal de nuestros tiempos.

Sigue adelante, recuerda que este viaje no tiene retorno.

Si tuviera hij@s, esta sería una de las tantas cosas que me gustaría que supieran. No tengan miedo, afortunadamente no hay una calificación, ni un manual de Carreño para la vida, simplemente, sean ustedes mism@s. Respeten, y háganse respetar.

Mi himno
Pilas, Pilas!!!

 

Bytes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s