A una semana de los ataques en Noruega…


Hoy se cumple una semana de los ataques perpetrados por Anders Behring Breivik, quien colocó una bomba a las afueras de la oficina del primer ministro Jens Stoltenberg en el centro de Oslo y minutos más tarde asesinó a docenas de jóvenes en la isla de Utøya.

No hace falta decir lo que estos ataques significan para mi, son una herida profunda para la esperanza en que se puede cambiar “el orden natural de las cosas” en donde el hombre es malo por naturaleza.

El viernes pasado, me enteré de las noticias como ya se ha hecho costumbre vía twitter, a un par de horas después de que sucedieran los acontecimientos, durante todo ese día muy pocos fueron los que seguían de cerca el flujo de información de este lado del mundo, ya para el sábado era noticia “de ocho”.

Es una pena que estos ataques se dieran en uno de los países en los cuales se ha demostrado que se puede construir una sociedad distinta, solidaria, con equidad y que al mismo tiempo no está peleada con el progreso. Yo tengo al menos uno o dos años en los que me he podido adentrar más a su cultura, noticias y vida social (con las limitantes de la red), pero en este tiempo le he tomado un gran aprecio a esa nación de ensueño.

Como si hubiese sido una broma macabra del destino tan sólo para recordarle a los Noruegos que comparten un mundo en el que reina el caos, en donde por decisión de unos cuantos, nadie tiene derecho a ser feliz, en donde la intolerancia y los viejos prejuicios de siglos atrás prefieren matar antes que morir.

La buena nueva, la esperanza no murió en esos ataques, me dio mucho gusto enterarme de las palabras del primer ministro vía twitter y subsecuentemente en los medios, en las que expresa la esencia del pueblo noruego. De verdad es impresionante ver la fortaleza y solidaridad de todas esas personas que respaldan esas palabras. Comparto algunos recursos que me conmovieron profundamente.

Al final, sólo me queda una pregunta que quizá no tenga respuesta.

¿Cómo se construye una sociedad como la Noruega? Dios! la esperanza y el bien –como cada uno lo pueda entender- no pueden morir, porque indudablemente el universo tiende a equilibrarse.

Mis condolencias al pueblo Noruego.

Lo único que se necesita para que triunfe el mal es que los hombres buenos no hagan nada

Edmund Burke. Escritor y pensador político irlandés. 1729-1797.

Pd. Recomiendo ampliamente la lectura de este artículo “Conozco al asesino de Noruega” que invita a la reflexión, porque Breivik puede estar en cualquier parte.

Pd2. Mención aparte se merece el primer ministro Jens Stoltenberg por su brillante liderazgo que se puede leer en sus declaraciones.

Pd3. Espero tener algún día la oportunidad de visitar Noruega.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s